México.-Un hombre originario de Swansea, al sur de Gales, vivió la peor resaca de su vida. Tras una noche de descontrol, amaneció y no podía creer lo que veía: tenía dibujado en el rostro un par de anteojos.

Después de levarse con jabón durante bastante tiempo y ver que no pasaba nada, el sujeto, que no quiso revelar su identidad, se dio cuenta que se trataba de un tatuaje permanente, que incluso incluía la palabra “Rayban”.

El hombre estuvo dos años para borrarse el tatuaje y se sometió a varias cirugías laser. Una vez que su rostro volvió a la normalidad, se animó a contar la insólita historia: “No tenía recuerdo de haberme hecho el tatuaje porque había estado celebrando con mis amigos la noche anterior y sucedió cuando estaba borracho.Cuando desperté a la mañana siguiente pensé que alguien había usado un marcador, aunque cuando lo intenté borrar no salía”, explicó.

"Cuando mi familia me vio por primera vez fui objeto de muchas miradas, pero después me acostumbré al tatuaje y decidí no deshacerme de él”, agregó. De todas maneras, más adelante, en otra noche de salida con sus amigos fue blanco de burlas por la gente de bar y comenzó a entender que tenía que borrar el tatuaje de una vez por todas.

“Al día siguiente pensé en mi familia y lo avergonzados que debían estar cuando salía con ellos a la calle, entonces decidí que lo tenía que sacar”, manifestó. 

Afortunadamente para el hombre, el tratamiento con láser fue bastante exitoso, le ha dejado algunas marcas que espera que desaparezcan.