México.- A diferencia de otros años, el 2019 fue un año agitado, tan rico en acontecimientos políticos y sociales, salpicado de cambios radicales y giros sorprendentes, por lo que podríamos decir que ni México ni los mexicanos somos los mismos.

Para algunos será recordado como un parteaguas en la vida política del país, para otros, seguramente será el peor que hayan vivido. Pero difícilmente ha sido un año que pasó desapercibido para los mexicanos.

A mi juicio, esto es lo mejor:

Aumento al salario mínimo del 16% echando por tierra los catastróficos presagios y las presiones inflacionarias que argumentaron los regímenes anteriores para mantener castigados los sueldos de los mexicanos. Se anuncia aumento del 20% para el 2020. La inflación está bajo control y ha registrado ser la más baja en lo que va del siglo. El tipo de cambio está estable y sin sobresaltos.

Participación social: los temas que pública y libremente discutimos los mexicanos. Corrupción, desigualdad, violencia feminicida, pobreza, racismo, clasismo, aborto, etc. Todos aprendemos algo en el camino, incluso tolerancia y a no discriminar. La sociedad se ha volcado a las discusiones públicas, todos en México tenemos consciencia social y política. Todos opinamos.

Los programas sociales: Cerca de 8 millones de personas mayores, 1 millón de jóvenes, 800 mil personas con discapacidad y 230 mil jornaleros reciben apoyos del Gobierno que ayudan al bienestar de las familias.

La firma del T-MEC que impulsará la economía y las inversiones en nuestro país. Entre otras cosas, traerá beneficios laborales y sindicales.

La austeridad republicana: se ha reducido el gasto superfluo del gobierno, se han bajado sueldos de funcionarios y se han redirigido los recursos públicos hacia los que menos tienen.

No hay aumentos a la gasolina, diesel y luz, sólo se aplicará el componente de inflación. Se acabó el Huachicol. Tampoco han subido los impuestos ni se han creado nuevos. Por el contrario, la SHCP ahora perseguirá a los evasores fiscales y se firmó un decreto que deja sin efecto la condonación de impuestos a grandes contribuyentes.

Lucha anticorrupción: El rosario de nombres que podríamos escribir aquí es (felizmente) largo. Mientras unos ya están detenidos como Collado y Robles, otros están prófugos de la justicia, como Lozoya, Cèsar Duarte y Tarek Abdalá; algunos como Dechamps y Medina Mora han renunciado o han sido cesados e inhabilitados para ejercer cargos públicos. Sin embargo, todos los mexicanos estamos esperando que los corruptos mayores caigan. Algunos piden se realice de inmediato la consulta para enjuiciar a expresidentes, particularmente a Calderón.

Lo peor:

La violencia: 2019 ha sido el año más violento desde que se tienen registros. Si bien es cierto que los gobiernos anteriores maquillaban cifras, la creciente ola de violencia se percibe en todo el país. No ha funcionado la estrategia del gobierno. A pesar de que se ha visibilizado el feminicidio, todavía hay muchos casos de impunidad y de negligencia por parte de las autoridades. Los familiares de desaparecidos siguen sin contar con herramientas para identificar a los suyos. Este año ha sido escenario de casos muy lamentables como el de los LeBarón, Aguililla, el Culiacanazo y la matanza en el bar en Coatzacoalcos.

Caso Bartlett: Decir que el Sr. Bartlett no ha incurrido en faltas legales ni en actos de corrupción “durante el año que ha trabajado con la 4T”, no es suficiente. Se debe investigar el origen de su fortuna que asciende a 800 MDP. Además, será muy alto el costo político de exponer a una buena funcionaria como Irma Eréndira Sandoval, cuyo delicado trabajo es vital para la lucha contra la corrupción. Para un gobierno cuya consigna principal es la lucha contra la corrupción, quedó a deber.

La economía: 2019 fue un mal año para la economía mexicana. Si bien es cierto que la recesión es global, los mexicanos lo hemos resentido en el día a día. La creación de empleos ha sido insuficiente y el flujo de inversiones fue más bien pobre. El Indicador Global de la Actividad Económica cayó 0.3% y el crecimiento del PIB fue nulo.

Funcionarios: Entre los mejores están Santiago Nieto (UIF) y Marcelo Ebrard (SRE). Entre los peores Bartlett (CFE) y Alejandra Fraustro (SC).

¿Qué opinas? ¿Cuál es tu lista?