Transportistas de la comunidad de Xolapa, municipio de Acapulco, y habitantes de la comunidad de Real de Lima, Tierra Colorada, se reunieron con el director de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad del gobierno, Miguel Ángel Peña Garibay, y con el presidente de la Comisión de Transportes del Congreso local, Antelmo Alvarado García, para discutir el conflicto que mantienen las dos comunidades.

Durante la reunión en la sala José Francisco Ruiz Massieu del Congreso este día, los habitantes de la comunidad de Plan de Lima, encabezados por la comisaria Blanca Sánchez García, exigieron a las autoridades el otorgamiento de al menos un permiso para transporte público, bajo el argumento que transportistas de Xolapa no cumplían con la demanda de la localidad.

Al respecto, transportistas de Xolapa propusieron que al menos tres de sus vehículos se mantuvieran de forma permanente en la comunidad de Plan de Lima para cubrir las necesidades de movilidad, sobre todo en la ruta Plan de Lima-Tierra Colorada, sin que se otorgara un nuevo permiso, ni si quiera de forma temporal.

Los habitantes de Plan de Lima acusaron que no tienen el servicio nocturno, “y en caso de enfermedad, o emergencia no tenemos cómo trasladarnos”, pues una vez terminado los turnos vespertinos, la localidad quedaba sin ningún tipo de transporte público.

Peña Garibay propuso que dadas las condiciones entre transportistas de Xolapa y habitantes de Plan de Lima, se diera atención a las dos demandas: por un lado, transportistas tendrán el compromiso de prestar servicio con tres unidades para la ruta Tierra Colorada-Plan de Lima, mientras que, a los habitantes de Plan de Lima les fue concedido un permiso temporal que será otorgado a la Comisaría, con la finalidad de que  la localidad no carezca de transporte público en el turno de la noche.

La propuesta fue discutida durante más de dos horas, dado que transportistas se negaban a que un permiso temporal fuera otorgado a habitantes de Plan de Lima, argumentando que ellos podían brindar el servicio con tres unidades, pero no se comprometieron a hacerlo por la noche. Bajo esta condición, la propuesta inicial fue aprobada por ambas partes; sin embargo, sólo será una medida temporal, de máximo 30 días, según se planteó en la reunión.

En el lapso de prueba los transportistas organizados de Xolapa serán evaluados, y en la medida que no cumplan con la demanda de servicio público, serán otorgadas concesiones a los habitantes de Plan de Lima. La minuta de acuerdo será firmada el próximo viernes.