Guerrero.- En un trabajo coordinado entre la policía estatal, la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), este sábado se logró la detención de 9 presuntos operadores del grupo delictivo de Los Rojos en Chilapa, entre ellos cuatro policías municipales.

A través de un comunicado, la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, dio a conocer sobre la detención de nueve personas, presuntamente vinculadas al narcotráfico.

Entre el grupo de detenidos se encuentran cuatro agentes de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, los policías son: Baldomero, Fernando, Fabián y Mireli "N".

También hay otros cinco presuntos delincuentes detenidos, se tratan de: Abisaid, Yesenia y Mario "N", así como dos menores de edad, todos ellos presuntos operadores del grupo delictivo de Los Rojos, quienes desde el 2011 mantienen una férrea lucha por el control de esa zona contra la banda de Los Ardillos.

"La detención se realizó en la colonia Las Palmas, entre lo asegurado se encuentran 4 pistolas tipo escuadra, 3 fusiles con cargador y cartuchos, 171 cartuchos útiles calibre 50, 4 teléfonos celulares de distintas marcas, hierba verde con características propias de la marihuana empaquetada y en bolsas, 62 bolsitas con polvo blanco con características propias de la cocaína y una camioneta doble cabina (patrulla), color blanco con azul, con número económico 021", señala el comunicado.

Dicha banda delictiva es dirigida, según autoridades de justicia estatal, por Zenén Nava Sánchez alias "El Chaparro" y tras la detención se puso a disposición a los detenidos y material asegurado.

El año pasado fueron asesinados nueve agentes de la SSP en Chilapa, entre ellos dos encargados de la SSP municipal. Uno de los encargados, Isidro Casarrubias Tlaltempa, fue levantado cuando se dirigía a Chilpancingo con otro agente y días después apareció desmembrado en la capital de Guerrero.

El exencargado de la SSP habría sido interrogado en un narcovideo donde señaló que el alcalde priista de Chilapa, Jesús Parra García, ordenaba a los agentes la protección de un grupo criminal en el municipio.