Madrid, 18 Abril (Notimex). La policía de España considera que una pareja residente en Melilla, una ciudad española en la costa norte de África, que fue detenida ayer en Turquía “estaban plenamente integrados” a la organización yihadista Estado Islámico (EI) o Daesh.

El Ministerio del Interior indicó este sábado en un comunicado que los detenidos son la española Nadia Ataich Fernández y su pareja Ahmed Debza, de nacionalidad marroquí, quienes hace seis meses viajaron desde Málaga a Turquía, con su hija Asiah Debza Ataich.

La policía española cree que pasaron la frontera turca y se instalaron en un área de Siria controlada por el Estado Islámico.

Ambos tienen “una base ideológica de carácter extremista, asentada en la defensa de la creación de un Califato”, e iniciaron su integración a dicha organización, de acuerdo con las autoridades.

Debza tenía relaciones personales y grupales con detenidos por terrorismo, como Mohamed El Bali y Jamal Alcalá Damir, e intentó hasta en tres ocasiones desplazarse a Siria para integrarse al EI.

Según la policía española, su primer intento fue en solitario en julio de 2014, pocos días después de que Abu Bakr al-Baghdadi pidió a los musulmanes abrazar la yihad (guerra santa islámica), y desde un país europeo quiso viajar, pero la presión policial se lo impidió.

El segundo intento fue en septiembre de 2014 en compañía de su esposa e hijos con quienes pudo llegar a Turquía, pero una cadena de atentados del EI en Siria les impidió cruzar la frontera y debieron volver.

Para el tercer intento, los detenidos compraron los boletos de avión sólo dos horas antes de partir y lo pagaron en efectivo, para evitar ser detectados por las fuerzas de seguridad.

Debza dejó además un testamento en que repartía sus bienes en Melilla y en Marruecos, donde trabaja una carpintería, e hizo saber a familiares y socios que se mudaba a territorio marroquí, sin precisar destino alguno.

Asimismo, redujeron sus contactos con personas de Melilla y Marruecos y los instó a seguir su ejemplo y viajar a zona de combate.

La policía española refirió que el hecho de que personas como esta pareja asuman los principios del EI y se desplacen a Siria e Irak “es un peligro potencial para la seguridad de su país de residencia y de terceros países del entorno”.

“El riesgo se elevaría exponencialmente, en caso de que regresaran a España tras su estancia allí”, concluyó la policía en su comunicado.