México.– Nuevo León con 13 mil 748 pesos; Chihuahua, 13 mil 174 pesos; Coahuila, 12 mil 93 pesos; y Quintana Roo, 11 mil 666 pesos fueron las entidades federativas con mayor deuda per cápita al cierre de 2018, cuyos gobiernos anteriores fueron administrados por priistas bajo proceso penal. Ahora, ante la contingencia financiera que atraviesan, las gestiones actuales tienen un reducido margen de maniobra para programas sociales o invertir en inversión pública, plantea un informe realizado por el investigador Kristóbal Meléndez, del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

“Las entidades federativas han disminuido su deuda per cápita y sus niveles de endeudamiento desde que entró en vigor la Ley de Disciplina Financiera en 2016. Sin embargo, el incremento de tasas de interés del Banco de México [de 8.25 por ciento] aumentó el servicio de deuda potencial deteriorando la perspectiva de algunos estados, por lo que habrá menores recursos disponibles para programas sociales o las entidades federativas tendrían que incrementar impuestos para mantener su nivel de gasto público”, dice el estudio.

La economista Violeta Rodríguez del Villar, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), observó que estos niveles de endeudamiento documentados por el CIEP son muy altos y “comprometen gravemente” los ingresos de las entidades federativas, y con ello los servicios públicos que deben otorgar a la ciudadanía.

Respecto a la Ley de Disciplina Financiera, consideró que “falta una mayor vigilancia” sobre el destino o posible desvío de los recursos tanto por parte de la federación como de los Congresos locales “algunos coludidos con el gobierno estatal”.

“El pago de interés de la deuda les disminuye su capacidad para seguir incrementando la estructura pública o para seguir proporcionando servicios”, explicó Violeta Rodríguez.

“Tienen un margen de maniobra bastante disminuido que compromete prácticamente a toda la administración, sobre todo en lo que se refiere al gasto inversión que es el que normalmente primero es castigado”, agregó.