México.-¿Qué haces para ser feliz? ¿Cómo repartes tu felicidad entre la gente que amas? Estas preguntas son importantes, ya que hoy se festeja el Día Internacional de la Felicidad en el mundo entero, lo cual representa un momento fundamental para reflexionar en torno a las acciones que como sociedad e individuo se toman a diario para garantizar el bienestar humano.

La Asamblea General de la ONU decretó en 2012 que el 20 de marzo se celebrara el Día Internacional de la Felicidad como un reconocimiento o recordatorio a la importancia de este sentimiento en las personas para su pleno desarrollo individual y también colectivo. 

¿Cómo se creó esta iniciativa?

Bután fue el país que tuvo la iniciativa para crear una resolución que decretara un día dedicado a la felicidad, pues hay que recordar que desde principios de la década de 1970, esta diminuta nación ubicada en Asia reconoce el valor de la felicidad nacional sobre el de los ingresos nacionales y prioriza la Felicidad Nacional Bruta sobre el Producto Nacional Bruto.

La ONU pide a los países en este día tener entre sus prioridades acciones económicas y sociales que garanticen el bienestar de sus habitantes. En 2015, la ONU estableció los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible, una serie de objetivos que van encaminados a erradicar los principales problemas que aquejan a la sociedades.

Entre los temas más importantes para abordar, la ONU contempla tres para asegurar la felicidad entre las sociedades: Erradicar la pobreza. Reducir al mínimo la desigualdad en el mundo.

Cuidar y proteger al planeta. ¿Cómo celebrar el Día Internacional de la Felicidad? Hay muchas maneras de hacerlo, sin duda alguna, ya que no hay un solo tipo de felicidad, sino diversas maneras de manifestarla y sentirla.

Lo más importante es que hagas aquello que para ti representa una mejora a nivel físico y mental. Puedes hacer ejercicio, salir a disfrutar de un día en compañía de tu familia, implementar prácticas positivas en tu vida y, sobre todo, dejar de lado los sentimientos que más te lastiman como el rencor, el estrés, el odio y todo aquello que no te deje ser feliz.