Guerrero. Tlachinollan.- En sólo 8 días las madres y padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, se reunieron con el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, dos veces en palacio nacional, en un año ha tenido 4 encuentros. El primero de ellos como presidente electo y los otros dos como jefe del ejecutivo. A diferencia de las dos reuniones ríspidas marcadas por el reclamo, con el expresidente Enrique Peña Nieto, el diálogo con el nuevo presidente ha sido amable y respetuoso, atento a su sentir, solidario y comprometido.

El pasado miércoles 11 llegó acompañado por la Secretaría de Gobernación Olga Sánchez Cordero, por el Secretario de Hacienda Arturo Herrera y por Subsecretario de Derechos Humanos Alejandro Encinas. Fue un encuentro cálido desde el inicio de la reunión. El presidente pasó a saludar a las madres y padres de familia a sus lugares y escuchó con atención y sin prisa alguna el saludo y los planteamientos que con mucha sencillez expresaron algunas madres. Fue muy clara su postura al pedir el apoyo directo del presidente. Le reiteraron que van a cumplir 5 años en que las autoridades puedan decirles que pasó con sus hijos. Fue muy viva su expresión al decir con mucho sentimiento que para ellas todo este tiempo ha sido una lucha sin obtener ningún resultado. Fue muy evidente que sus palabras llevaban el dolor que traen a cuestas. Resaltaron su sentido maternal, lo que significa para ellas no poder abrazar a sus hijos mucho menos celebrar sus cumpleaños. Le manifestaron que no es fácil caminar en la oscuridad, mucho menos enfrentar tantos engaños y traiciones. A pesar de todo lo que han sufrido, no han perdido la esperanza de encontrar a sus hijos. Por eso le piden que ponga todo su empeño para que puedan encontrar a sus seres queridos.

El presidente reiteró que hace suyas las palabras de las madres, sobre todo el firme propósito que tienen de encontrar a los estudiantes. Se acercó al micrófono para que su voz se escuchará mejor “es el compromiso que tengo, créanme se los digo de manera sincera. Estoy aquí atento a lo que me plantean. Estoy pendiente a través de (Alejandro Encinas). Es un asunto de las más altas prioridades para mi gobierno. Pensé que iba tener mejores resultados durante este tiempo, sin embargo, las cosas se han complicado”. Ante el planteamiento de los padres de que se brinden todas las facilidades para que expertas y expertos internacionales apoyen en las investigaciones del caso Ayotzinapa, el presidente dejó claro que no va ver ninguna restricción ni limitación para que realicen su trabajo con total libertad, garantizando su independencia. Enfatizó “el que nada debe nada teme”. Por otra parte, es solicitado su intervención para establecer una reunión con el Fiscal General, con el fin de conocer de manera directa los avances de la investigación. El presidente asumió el compromiso y dijo que en esa misma tarde hablaría con el fiscal para agendar una fecha lo más pronto posible.

Este miércoles 18 se concretó la reunión con Alejandro Gertz Manero en palacio nacional. Para las madres y padres de familia en este nuevo encuentro representó una muestra de la disposición que hay del presidente de la república para facilitar el diálogo con las instituciones del estado y ser un factor que impulse los esfuerzos que realizan las madres y padres de familia. En esta reunión, estuvo presente, además del Fiscal General, el titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo; también acompañó al presidente el Consejero Jurídico de la Presidencia de la República Julio Scheder Ibarra; por parte del mecanismo especial  de seguimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Fiorella Meltzy y Jesús Peña de la Oficina de derechos humanos de la ONU en México. En su intervención el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó había cumplido como invitado al Fiscal General con el fin de que pueda informar de todo el proceso que se está llevando a cabo en el caso Ayotzinapa. Dejó claro que es respetuoso de una institución autónoma, por esa razón se retiraría de la reunión para que el fiscal general, como el titular de la Unidad del caso Ayotzinapa se encargaran de informar sobre los trabajos realizados. Enseguida el presidente se retiró y dejó que la reunión fuera coordinada por el Subsecretario de derechos humanos Alejandro Encinas.

En primer término el Fiscal Especial Omar Gómez manifestó que es necesario hacer un replanteamiento total de investigación, se necesita hacer una revisión integral de todo el proceso de investigación para poder subsanar las irregularidades y deficiencias  del caso, por su parte el Concejero de la Presidencia manifestó todo el apoyo a los padres y madres de familia que son los principales actores de este proceso de investigación reiteró que solo los padres y las madres deben ser los coadyuvantes de la investigación. El gobierno solo debe ser el facilitador y el que brinde el apoyo para que la investigación avance. El Fiscal General remarcó que hay que rehacer el proceso de investigación, sólo de esta manera se puede recuperar la credibilidad que se perdió con la versión de la verdad histórica. Señaló que el caso Ayotzinapa es un caso señero para nuestro país. El gran desafío es hacer un trabajo limpio y transparente que dé con los responsables materiales e intelectuales de los trágicos hechos de Iguala. El Subsecretario de Derechos Humanos Alejandro Encinas, manifestó también la necesidad de hacer un replanteamiento de la investigación, reiteró sus críticas al sistema judicial por la liberación del Gil y por la puesta en libertad de los 24 presos que este fin de semana el juez resolvió su excarcelación. Enfatizó que se tiene que investigar a los altos funcionarios que realizaron la verdad histórica, de igual modo al exgobernador Ángel Aguirre Rivero, a su exsecretario gobierno Jesús Garnelo y al exprocurador Iñaki Blanco, con el de que proporcione toda la información del caso, así como todos los expedientes.

[caption id="attachment_370225" align="alignnone" width="1055"]Caso Ayotzinapa Caso Ayotzinapa[/caption]

En ocho días el caso Ayotzinapa ha mostrado de cierta medida las dos facetas plasmadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto que con su alfil Tomás Zerón fabricó la verdad histórica que fue difundida y avalada por Jesús Murillo Karam, y que fue desacreditada, por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes   (GIEI), como el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), por carecer de base científica. Por otra parte con el nuevo gobierno se creó la Comisión Presidencial para la Verdad y Justicia del caso Ayotzinapa como uno de los principales compromisos del Presidente de la República colocando como los principales actores de este proceso de investigación a las madres y padres de familia. Esta nueva postura política ha desechado la verdad histórica y se ha propuesto replantear la investigación para subsanar todas las deficiencias de la investigación, que han facilitado que muchos detenidos alcancen la libertad. A escasos 8 días de que se cumplan los 5 años de la desaparición de los 43 estudiantes, las madres y padres de familia han logrado mantenerse firmes en su postura de desenmascarar al gobierno de Peña Nieto la complicidad de los funcionarios federales del gobierno peñanietista con las organizaciones criminales de la verdad histórica. Su lucha ha mostrado a un gobierno farsante que se empeñó en pisotear la dignidad de las familias y manchar la imagen de los estudiantes. De igual manera las madres y padres están planteando al Presidente Andrés Manuel López Obrador que acelere las investigaciones, que presenten avances significativos y algunos resultados, que es necesario que todas las instituciones del gobierno redoblen el paso y que dejen de poner obstáculos comprometiéndose a transparentar sus actos y a proporcionar toda la información que tienen. Este diálogo con el Presidente será fructífero, si logran dar con el paradero de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Es el gran desafío que marcará el derrotero de la cuarta transformación.

Centro de Derechos Humanos de La Montaña