Este lunes, Dilan Sánchez Álvarez declaró ante el Juzgado Décimo de lo penal, donde negó haber asesinado a Liliana Aguilar Merino, de 22 años, quien fue hallada la madrugada del sábado decapitada y entambada.

Además, el Juzgado explicó que en la próxima audiencia podría solicitarse la presencia de los oficiales de la Gendarmería que lo detuvieron, para realizar un careo.

El joven, de 18 años, dijo que se declaró culpable del crimen aquella mañana por amenazas de la Policía Federal.

Según narró, él estaba en su casa cuando los agentes federales entraron y lo amenazaron para que se dijera culpable.

Ayer, sus familiares pudieron hablar con él, aunque separados por las rejas; junto a su madre, lloraron durante un momento. Dilan fue recluido en el penal de Las Cruces desde la tarde del domingo.

Y es que, según la división de Gendarmería de la Policía Federal, Dilan Sánchez confesó que hizo entrar a Liliana a su casa, la noche del sábado, y después la mató por negarse a tener relaciones sexuales.

A través de redes sociales, sus amigos y compañeros siguen exigiendo que se haga justicia por Liliana y Dilan, a quien consideran inocente.

Incluso han lanzado una petición a través del sitio Change.org, en el que solicitan al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero, Robespierre Robles Hurtado su intervención en el caso y la libertad del joven.

“No es posible que a un alumno de alto rendimiento, sencillo, excelente ser humano se le destruya su imagen públicamente por querer dar por terminado un homicidio cual no cometió”, dice la carta de la petición, que sólo ha juntado 27 firmas hasta el momento.