México.-Dinamarca está trabajando fuerte y constante para sustituir los alimentos cultivados con los métodos tradicionales, por orgánicos y estimulando la demanda de productos libres de agrotóxicos.

Uno de los objetivos es duplicar la producción de cultivos orgánicos antes de 2020, a través de subsidios para los pequeños agricultores, quienes utilizan procedimientos libres de químicos para mejorar la calidad de los alimentos.

Otra meta del gobierno es que el 60% de los alimentos que se destinan a hospitales, escuelas y restaurantes comunitarios sean orgánicos.

Puede parecer un plan nuevo, pero Dinamarca trabaja desde hace 25 años para alcanzar estos objetivos. Un ejemplo de ello a nivel local es que el país ha creado proyectos para que los municipios puedan crear huertas en terrenos abandonados.

El gobierno danés conoce los beneficios de los alimentos orgánicos, es por eso que desde hace décadas se han empeñado en aumentar la calidad de sus plantaciones para mejorar la salud de sus habitantes.