Acapulco, Guerrero.- El síndico de Acapulco, Javier Solorio Almazán dijo que el despido de funcionarios no resuelve el problema de falta de agua y contaminación en Acapulco porque lo ciudadanos lo que necesitan es agua en sus llaves ya, y que se combata a fondo la corrupción sin simulación.

En su habitual conferencia de los miércoles, Javier Solorio explicó que el problema del agua en Acapulco no es por falta del líquido, sino que es problema de distribución debido a la corrupción con que funciona esa paramunicipal.

Indicó que Acapulco tiene una capacidad para generar 4 mil 500 litros de agua por segundo, y la demanda es de 3 mil 500 litros, por lo que el problema es la distribución del agua y que el dinero que se destina a la obra pública este año, unos 750 millones de pesos podría resolver el problema histórico del agua en este puerto.

También exigió que la alcaldesa precise a qué funcionarios de CAPAMA les pide la renuncia, porque no precisó si se trata del director general,  de todo el Consejo, del contralor o de quién.

Este lunes, luego que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) presentara una denuncia penal por el delito de daño ambiental ante la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR), en contra de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), la alcaldesa, Adela Román Ocampo anunció que pedirá la renuncia de todo el cuerpo directivo de dicho organismo.

Román Ocampo señaló que los funcionarios al frente de la Capama también serán auditados por malas prácticas del organismo, y en caso de que se detecten anomalías serán procesados penalmente. También solicitó la renuncia a la directora de Ecología.

Le han negado información

Javier Solorio contrastó el anuncio de la presidenta al señalar que desde el inicio de la actual administración, solicitó información administrativa a CAPAMA hasta en tres ocasiones para conocer el estado de la paramunicipal como parte de sus obligaciones como síndico, pero “de los más de 20 requerimientos de información que solicitamos, no nos han respondido ninguno”.

Explicó que el artículo 50 y 51 de la ley orgánica del municipio, señala que las  paramunicipales (CAPAMA y DIF) serán controlados y vigilados por la presidenta y por el síndico administrativo, por tal razón hizo las siguientes solicitudes de información:

“Las conciliaciones bancarias por periodos, inventarios de almacenes, inventario físico de muebles e inmuebles, estados financieros, plantilla laboral en nómina y por servicios, proveedores de bienes y servicios, las actas administrativas de los comités de compras, manuales de procedimientos de los comités, nombre de los trabajadores beneficiarios sobre estímulos, ya que estos deben ser para las base trabajadora y no para los directivos y parece que ha funcionado así, las pólizas diarias y egresos con su soporte documental, ajustes a deudas a usuarios, básicamente de hoteles, la cuenta pública anual, copia de las auditorías que ha realizado la ASE del 2016 al 2108, todas las observaciones realizadas por la auditoría del estado del 2016 al 2018”.

Afirmó que ha enviado “más de 20 oficios y no es por ocurrencia, sino porque es una facultad del síndico vigilar, pero no nos han dado ni una sola respuesta de todo lo solicitado”.

“Parece como si hubiera alguien que da la indicación de que no se nos dé información cuando lo hemos solicitado desde que entramos, hemos sido responsable, no hemos sido omisos. Y no se nos ha dado ni una sola respuesta, desde que estaba el ex director Mario Pintos”, el primer director de la paramunicipal en el actual gobierno.

El síndico de Acapulco dijo que desde hace un año ha denunciado que el Consejo de CAPAMA no funciona.

“No podemos seguir bajo la misma operación de antes”, no podemos seguir bajo la misma temática y bajo la misma operación, administrativamente hablando. La CAPAMA ha sido diseñada para actuar con corrupción. El municipio fue pensado para que haya corrupción”, aseveró.

Reiteró que con solicitar la renuncia de funcionarios no se soluciona el problema,  lo que se exige es que haya agua para los acapulqueños, “el Consejo de administración debe ver la forma de que haya agua ya para los acapulqueños”, enfatizó.

Reorientar recursos de obra pública

Propuso que para resolver de fondo el problema del agua potable en Acapulco se deben orientar los 702 millones de pesos aprobados para obra pública este año para mejorar la red hidráulica: “el dinero debe ser orientado para mejorar las plantas tratadoras que no algunas no funcionan”, indicó.

Detalló que hay 75 tanques de almacenamientos y seis de ellos no funcionan. Además hay otros 12 que prácticamente están en riesgo de colapso, que incluso pueden generar una desgracia.

Dijo que el agua es más primordial que pavimentar calles y callejones. Por eso el dinero de la obra pública debería ser dirigido a solventar un problema histórico como es la red de agua potable, tanques de almacenamientos y plantas tratadoras de agua.

Sobre la renuncia de los directivos, comentó que “no sabemos de quienes se trata, no sabemos si se va el director, si también se va acabar con el nepotismo en CAPAMA, si se va el contralor. No sabemos, se debe precisar bien”.

Javier Solorio ha advertido en varias ocasiones de que hay un colapso económico en la paramunicipal, y refirió que se le adeudan 500 millones de pesos a la CFE, 135 millones a proveedores, 170 millones al ISSPEG, 56 millones al ISSTE, 75 millones a Hacienda.

De todo este colapso financiero, señaló que nunca se ha visto que un solo personaje fuera castigado por haber robado a CAPAMA, “nunca hubo uno solo que hubiera sido castigado, al contrario muchos de los que fregaron a CAPAMA hasta se andan promoviendo para gobernadores y hasta por Morena, pena me da decir esto”, refirió.

Reiteró que el Consejo de Administración del organismo operador del agua que preside la alcaldesa Adela Román, tres regidores, el director, y personeros de la Conagua, es inoperante, no funciona, y eso es evidente.

No a la privatización de CAPAMA

El síndico de Acapulco dejó en claro que la CAPAMA no puede ni debe privatizarse, “lo que necesita es honestidad, no se tiene que privatizar, si ahora se va a nombrar a un nuevo director, lo más prudente sería que se nos diera a conocer cuál es el proyecto de este nuevo director, saber si conoce CAPAMA, si conoce la red hidráulica”.

Reconoció que el vertimiento de aguas residuales es histórico, no es de la actual administración, nosotros fuimos a Costa Azul y los drenajes están colapsados, y al estar colapsados el agua desemboca al canal pluvial.

La deuda histórica sin sanción

Dijo que el problema de CAPAMA no se va a resolver en una administración, “va a ser complicado que en una sola administración pues tenemos una deuda histórica de mil 200 millones de pesos, pero por algo se tiene que empezar”.

Detalló que cuando Félix Salgado entregó la administración ya venía una deuda de 400 millones de pesos, cuando entrega Manuel Añorve, había más de 450 millones de pesos de deuda, y con Luis Walton se llega 750 millones. En el gobierno de Evodio Velázquez, la deuda asciende a mil 200 millones.

Indicó que en todas esas administraciones no hubo un solo funcionario sancionado por las pérdidas y la corrupción en CAPAMA, lo que prevalece es la impunidad.

“Por eso exigía que el Consejo  administrativo de la paramunicipal debe ser refundado. No sé si debe ser la presidente quien debe ser sancionada, pero lo que es cierto es que el Consejo debe entregar cuentas muy claras, se tiene que actuar con apego a la legalidad. Hacer un estudio muy objetivo para saber quiénes son los responsables de esto”, refirió.

Dijo que la administración municipal fue diseñada para que sea sesgada por la corrupción. Y se refirió al tema de las pipas de agua como un modelo paralelo de negocios, “los políticos compran pipas y están metidos en este otro negocio con el agua”.

Por último se refirió a la renuncia de la directora de Ecología de quien dijo había estado haciendo su trabajo de manera correcta, “desde que entró ha estado informando. No fue omisa”, dijo.

Afirmó que sí hay solución y que otro Acapulco es posible, “pero se necesita honestidad, no simular, y que todos actuemos unidos para mejorar Acapulco”.

TAMBIÉN REVISA. Adela pide renuncias masivas en Capama; anuncia auditorias a funcionarios