Chilpancingo, Guerrero.- Las acusaciones por violencia de género que hizo ante algunos medios de comunicación la diputada local, Erika Valencia Cardona, "son una cortina de humo", afirmó el integrante de Morena y representante del partido ante el órgano electoral local, Sergio Montes Carrillo.

Vía telefónica, Sergio Montes afirmó que en ningún momento hubo tal agresión y pidió que las acusaciones en su contra sean presentadas ante las instancias competentes para que el tema no quede en una denuncia únicamente mediática.

De acuerdo con el representante de Morena ante el Instituto Electoral de Participación Ciudadana (IEPC), los señalamientos hacia él se deben a la presión que ha realizado el enlace nacional del partido, César Núñez Ramos.

El pasado mes de diciembre, César Núñez, Rubén Cayetano "y otros tres integrantes de Morena", entre ellos la diputada Erika Valencia, sostuvieron un encuentro en Chilpancingo que César Núñez denominó "por el rescate de la fusionalidad del partido".

El encuentro habría tenido lugar para que César Núñez presionara al partido a que Iván Fernández sea nombrado delegado de Morena, figura que se estableció en el Congreso nacional del partido.

"Estoy libre de toda responsabilidad de esta situación (acusación de misoginia), espero que no solo quede la denuncia mediática sino que se proceda legalmente a denunciar porque sino se es cómplice".

"Se deben hacer las acciones correspondientes, mis respetos para la compañera diputada pero definitivamente lo que declara contundentemente es una cortina de humo", señaló.

Y es que, luego de dicha reunión que tuvo lugar el 26 de diciembre en Chilpancingo, Sergio Montes subió a su cuenta de Facebook una fotografía de los integrantes de Morena que se reunieron y esto provocó enfado de la legisladora que pidió bajar la fotografía.

"Yo le respondí que iba a bajar la foto porque corresponde a mi Facebook y le dije yo no voy a discutir con ella esas tarugadas porque hay cosas más importantes de qué ocuparse... Eso fue todo lo que yo respondí, ella establece que yo dije otras cosas", explicó Sergio Montes, quien aspira a ocupar la dirigencia estatal del partido.

La reunión que encabezó César Núñez con los integrantes de Morena para presionar a que Iván Fernández sea delegado, y que fue consignado por Sergio Montes, fue el detonante para que la diputada Erika Valencia arremetiera con acusaciones de misoginia.

Entre otros temas recordó que desde el mes de noviembre se tuvo que renovar la dirigencia de Morena en Guerrero, sin embargo los acuerdos estaban impugnados a nivel nacional.

"Y apenas a finales de diciembre se declararon válidos los cambios a los estatutos del partido".

Finalmente Montes Carrillo pidió unidad a los militantes de Morena para los próximos procesos internos del partido y reiteró el llamado para que cualquier denuncia se realice a través de los canales correspondientes.