Chilpancingo, Guerrero.- Los diputados Perla Edith Martínez Ríos y Robell Uriostegui Patiño amagaron con abandonar la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), si la cúpula perredista no entrega la dirigencia estatal al grupo Nueva Mayoría.

Vía telefónica, el diputado Robell Uriostegui informó que por falta de voluntad, la actual dirigencia presidida por Ricardo Barrientos Barrios, de Alternativa Democrática Guerrerense, no ha tenido la iniciativa de renovar el partido, para pasar la estafeta a Amador Campos Aburto. 

Señaló que el día de ayer, los dos diputados que integran ese grupo político, enviaron a las oficinas del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, un documento para exhortarlos a cumplir los acuerdos, que planteaban el cambio para el mes de noviembre de 2018.

Uriostegui Patiño mencionó que en tanto no se cumplan esos acuerdos, tanto él como su compañera Perla Edith Martínez Ríos, se ausentarán de las convocatorias que emita la coordinación del PRD en el Congreso del Estado. Lo mismo harán los alcaldes afines a esa tribu perredista.

“Falta de voluntad, de querer cumplir los acuerdos que hicieron, hoy en el partido, debemos entender que no tenemos la fortalece que ya se tenia hace algunos años”, explicó al ser cuestionado sobre los problemas internos. 

Resaltó que de no obtener respuesta a sus inconformidades, ambos diputados analizarían su salida de la bancada y permanecer como legisladores sin partido, dado que descartaron buscar un espacio en Morena.

Mientras la actual dirigencia del PRD analiza la integración de una Dirección Colegiada Estatal, que supliría al Comité Ejecutivo Estatal, Nueva Mayoría hizo el planteamiento de que este grupo, este presidido por su líder Amador Campos Aburto.