México.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que de 2012 a 2018, periodo de las Legislaturas 62 y 63 de la Cámara de Diputados, éstos no comprobaron el ejercicio de 2 mil 865 millones de pesos que recibieron para “asistencia legislativa”, “atención ciudadana” y “apoyo” a personal en sus distritos.

Por esos tres conceptos cada diputado recibió directamente, por tres años de cargo, 2 millones 773 mil pesos adicionales a su dieta, y sin obligación de comprobar su destino.

La ASF revisó el ejercicio de los recursos de la Cámara tanto los proporcionados individualmente a cada diputado por esos tres rubros citados, como los entregados a cada grupo parlamentario, llamadas “subvenciones”.

En ambos halló opacidad y discrecionalidad. Los mil legisladores que pasaron por ambas Legislaturas dejaron sin comprobación 2 mil 865 millones de pesos que recibieron directamente, en tanto que los grupos parlamentarios se distribuyeron 5 mil 94 millones de pesos para sus gastos de operación, y su comprobación fue general y deficiente.

En total, casi 8 mil millones de pesos fueron erogados sin criterios control y rendición de cuentas.

Durante cada Legislatura a cada legislador se le depositó al mes, para asistencia legislativa 45 mil 800 pesos, para atención ciudadana 28 mil 800 pesos y al año para su personal en distrito 29 mil 200 pesos, así que el total anual recibido por cada uno fue de 924 mil 400 millones de pesos, además de su dieta.

Hoy los dos primeros “apoyos” se mantienen intactos, así que los 500 diputados de la 64 Legislatura aún gozan de ellos. Al cierre de este 2019 habrán recibido, cada uno, 895 mil 200 pesos por fuera de la dieta y otras prestaciones.

Al arribo de la llamada 4 T legislativa y Morena como bancada mayoritaria, si bien se redujeron otros gastos, esos no, “porque no forman parte de las percepciones de los diputados”, se dijo.

La “tradición” es añeja, pero en la 62 Legislatura (2012 a 2015), recibieron mil 439 millones 325 mil pesos por los tres tipos de apoyos. En la 63 Legislatura (2015 a 2018), sumaron mil 426 millones 456 mil pesos. En total son 2 mil 865 millones de pesos entregados y no justificados, pues bastaba “el comprobante de la transferencia electrónica”.

El 21 de marzo de 2017, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) estableció que se debían facturar gastos y justificarlos vía Comprobante Fiscal Digital por Internet, pero la legislatura concluyó sin que se cumpliera pues no hay supervisión a los diputados.

Fuente original: El Universal.