México.- En la Cámara de Diputados, la sesión solemne con motivo del Día de la Mujer, inició con pronunciamientos centrados en la exigencia de seguridad y justicia para las mujeres, solidaridad y sororidad con las víctimas y sus familias.

Para reforzar sus posicionamientos, prácticamente todas las fracciones parlamentarias presentaron elementos de protesta como playeras con frases alusivas, carteles, rosas color blanco, cruces color rosa para simbolizar a las mujeres asesinadas, coronas de flores y otros implementos como lienzos verdes.

Legisladoras de todos los grupos coincidieron en que la sociedad mexicana vive una crisis de seguridad y que las mujeres salieron a manifestarse el domingo 8 de marzo, e hicieron un paro este lunes 9 de marzo, para hacer visible esa problemática.

Sin embargo, integrante de la oposición y la mayoría de enfrascaron en acusaciones, reclamos mutuos y una gritería que descompuso la reunión. Cuando las y los integrantes de la fracción del Partido Acción Nacional (PAN) subieron vestidos de negro y con rosas blanca en la mano, en señal de luto, pidieron silencio por las víctimas de feminicidios. Molestos con esas expresiones, los legisladores de la mayoría desataron la gritería.

“¡Asesinos, asesinas!”, les lanzaron desde sus curules. También les gritaban “ABC, ABC”, “guarderías” e “hipócritas”. “Honremos su memoria, démosle justicia, que ninguna mujer más inscriba su nombre en este muro. Compañeras y compañeros, hemos dicho tanto que hoy dedicamos nuestro silencio a las que ya no están. Exigimos seguridad y paz. El silencio era para las mujeres que ya no están, queda claro a quiénes no les importa la memoria de quienes no van a regresar”, recalcó la diputada panista Madeleine Bonnafoux.

Desde ese momento y hasta que terminó la sesión solemne, el ambiente en San Lázaro fue de confrontación, las interrupciones a los oradores no pararon y las acusaciones entre morenistas y panistas fueron la constante.

El vicecoordinador del Partido del Trabajo (PT), Gerardo Fernández, abonó a la confrontación, con un discurso dual. En nombre de los hombres, primero ofreció perdón a las víctimas de violencia feminicida y de género; luego, llamó asesinos y promotores de la prostitución a los legisladores y legisladoras del PAN.

“Les pesa lo que les digo pero es la verdad, son unos hipócritas, esos nombres de esas mujeres que están ahí los están utilizando, ustedes son responsables de feminicidios, son responsables de desapariciones forzadas, son responsables de hacer fiestas con prostitutas, que están grabados los diputados de Acción Nacional”, lanzó el diputado Fernández Noroña, en relación a actos que involucraron a panistas que estuvieron en San Lázaro en legislaturas anteriores.

Luego, la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género emitió un atropellado pronunciamiento, interrumpido en repetidas ocasiones, por congresistas que le reclamaron por no asumir una postura institucional, sino de fracción y de partido.

La presidenta de la Mesa Directiva de San Lázaro cerró la sesión solemne con un mensaje en el que intentó retomar el tema central, es decir, las manifestaciones y paros con motivo del Día Internacional de la Mujer.