Tabasco.- Un grupo de prestadores de servicios de Paraíso, Tabasco, denuncia que el director de la Administración Portuaria Integral (API) Dos Bocas, Alberto Sánchez Juárez, protegido de la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, los acosa para hacerlos a un lado y beneficiar a sus amigos.

“No es justo que por ambiciones, pretenda dejarnos sin el trabajo que garantiza el alimento de nuestras familias”, lamentan.

Los prestadores de servicios acusan que Alberto Sánchez Juárez, en contubernio con Jovanna Javier Arias, gerente de Operaciones, hace múltiples negocios personales.

“Mientras que empresas como Petróleos Mexicanos (Pemex) están limitando la subcontratación (outsoursing) para evitar añejas prácticas de corrupción, en la API Dos Bocas se continúa subcontratando a socios y amigos”, aseguran.

Relatan que Sánchez Juárez comenzó desde el 2001 en el puesto de subgerente Técnico de Proyectos, resultando un lastre para el desarrollo portuario y escalando posiciones, hasta que su madrina política, Nahle García, lo impulsó a la dirección de la API Dos Bocas, donde ha mostrado prepotencia y corrupción junto a sus incondicionales.

Prestadores de servicios portuarios señalan que por su insensibilidad, Sánchez Juárez ya cuenta en su haber con dos empleados fallecidos por coronavirus, sin que hasta el momento tomen medidas para proteger al personal a su cargo, “porque no le interesa la salud de los empleados de la API”.