Acapulco, Guerrero.- La  secretaria general de la sección 56 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), Emma Torres Cárdenas exigió pruebas a quienes le acusan del desvío de 100 mil pesos de una base.

El martes por la mañana fueron tomadas y desalojadas las instalaciones de la sección 56, ubicada en la calle Nicolás Bravo de la  colonia Centro.

Durante la protesta, trabajadores acusaron a Torres Cárdenas del desvío de los recursos y de querer correr a algunos trabajadores.

En entrevista, dentro del restaurante Vips de Galerías Acapulco, la dirigente sindical pidió que le demuestren con pruebas si ella pidió 100 mil pesos a alguna base.

"Con respecto al compañero Misael (uno de los trabajadores que protestaron), quien participó en la plantilla roja, quien dice que yo le pedí 100 mil pesos de una base, le pediría que me lo demuestre con pruebas;  porque yo jamás he entablado alguna conversación con él, ni le he pedido nada", refirió.

Respecto a los supuestos intentos de despidos, dijo que ella no tiene autoridad en el Ayuntamiento, y sólo esta ahí para ofrecer apoyo a los trabajadores, y no para correrlos.

Cuestionada, dijo que la inconformidad viene de “unos cuantos trabajadores” inconformes por el descuento de 300 pesos para la realización de su informe de labores.

Sin embargo, expuso que el pago ya se había acordado con anterioridad.

Emma Torres sostuvo que el secretario del Trabajo y Conflictos, Juan José Loyo Rodríguez está detrás de las protestas, y busca intereses personales.

Dijo que José Loyo ha olvidado que ella lo ha apoyado con anterioridad, y recordó que al hijo de Juan Loyo y a otro familiar de él les ayudó a reinstalarse en su trabajo.