México. Notimex.- El investigador Luis Raúl Rodríguez Reyes manifestó que no afiliar a las empleadas del hogar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es discriminatorio, ya que tienen los mismos derechos que cualquier trabajador.

En entrevista, el especialista añadió que “hay que recordar que es un programa piloto todavía, que está teniendo algún porcentaje de éxito en el registro, pero que apenas empieza”.

Destacó que a nivel nacional hay registradas alrededor de seis mil trabajadoras domésticas, “de aproximadamente poco más de dos millones de empleadas del hogar estimadas, entonces el inicio ha sido a cuenta gotas”.

El doctor en economía expresó que en Jalisco se estima “que hay alrededor de 200 mil empleadas del hogar y el registro que se tiene al seguro social es de poco más de 80”.

“Es algo que está empezando, está el registro a cuenta gotas, pero no es un tema específico de Jalisco, esto ocurre a nivel nacional”, dijo. Mencionó que las empleadas domésticas tienen los beneficios regulares de la ley del IMSS para los trabajadores.

“El derecho ya está otorgado por la Constitución, por las leyes y por la Suprema Corte, tienen derecho a la atención en caso de enfermedad y también de pensiones en determinados momentos, a su afore, etc., los derechos comunes de un trabajador del régimen del Seguro Social”, añadió.

Comentó que “estamos en una etapa muy temprana de este programa piloto, por lo que es difícil esperar resultados de afiliación muy elevados, pero es un derecho Constitucional para todas las trabajadoras del hogar, y sí, hay que aplicarlo”.

Recordó que este proceso inicia con la inscripción por parte de la trabajadora doméstica, “puede ser a través de la ventanilla o a través de la página de internet, pero la mayor parte de las inscripciones han sido a través de página de internet”.

El académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) apuntó que sólo se requiere la clave única de la empleada del hogar, el número del Seguros Social del patrón y los domicilios de ambos”.

“Este trámite viene por el lado de la trabajadora del hogar, es quien debe iniciar el trámite, y a su vez, el patrón tiene que pagar las cuotas al IMSS y cumplir las demás obligaciones de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo”.

Puntualizó que hay que recordar que “se dio un año como programa piloto, ahorita es voluntario, esto va muy lento todavía”.

Dijo que fue un tema polémico durante muchos años, “por ejemplo, había quien discutía que es un trabajador de confianza, que es una persona que no tiene relación subordinada, que trabaja por su cuenta y que le pagan por horas, o sólo por un día a la semana, etc.”

“Puede haber una serie de defensas ante esto, pero es un derecho constitucional de las empleadas domésticas como los tiene cualquier otro mexicano”, agregó.

Resaltó que los colectivos han tenido un trabajo importante para que se lograra este derecho, “tienen muchos años trabajando al respecto, porque existía un debate sobre si debieran estar o no inscritas al IMSS”.

“El debate había sido ganado principalmente por aquellos que pugnaban por el no, sin embargo, recientemente, con trabajos de colectivos y trabajo de la Suprema Corte se llegó al tema de que sí, en efecto tienen todos los derechos”.

Subrayó que el trabajo de los colectivos ha sido importante, “pero no es algo reciente, ya que tienen luchando por esos derechos muchos años, no es algo que inició el año pasado, la lucha de los colectivos tiene muchos años”.