El tema de la cancelación de la visita de los spring breakers por sexto año consecutivo a Acapulco, confrontó las opiniones de los regidores de la comuna porteña. Mientras que María Antonieta Guzmán Visairo, dijo que en Acapulco se han asentado pandillas y grupos del crimen organizado que generan violencia, Amílcar García Estrada aseguró que “no ha habido ningún turista que se reporte víctima de la violencia”.

El secretario de Fomento Turístico, Ernesto Rodríguez Escalona, informó este lunes a medios informativos que por sexto año consecutivo los estudiantes estadunidenses conocidos como spring breakers no visitarán Acapulco en la temporada de Semana Santa, y que unos 600 turistas internacionales cancelaron su estancia.

A ese respecto, la regidora Guzmán Visairo declaró que son muchos los factores que han pegado al puerto para que dejara de recibir a turistas, especialmente los extranjeros, entre ellos: ser uno de los municipios de un estado cuyo cultivo y distribución de amapola es significativo. “Nos ha pegado y no depende de nosotros, son situaciones que están ahí, eso ha dado pie a que se hayan asentado pandillas y grupos de crimen organizado”.

En tanto, García Estrada dijo que si al final de cuentas los spring breaker no vienen “será una decisión que ellos tomaron en base a una información que nosotros desconocemos”, lo que sí sabe —aseguró— es que “hay un repunte turístico importante” en cruceros. En cuanto a si están funcionando los programas para brindar la seguridad de los turistas, opinó que sí, porque “no ha habido ningún turista que se reporte víctima de la violencia”.

Por su parte, la regidora Verónica Cadena Saligan declaró que esta disminución de visitantes extranjeros afecta a la gente “porque vivimos del turismo. Nos pega en la cuestión económica. La gente se queda con la expectativa de que va tener más empleo e ingresos”.

Desconoció el porqué de la cancelación de los spring breaker al puerto y reconoció que no podía asegurar que “estamos viviendo en un Acapulco con paz, porque no la hay”.