Ciudad de México.-Novak Djokovic sigue en el centro de la polémica. A la espera de la reanudación del circuito ATP, el serbio creó el denominado “Adria Tour”, un torneo exhibición en el que reunió a los mejores tenistas del planeta.

La semana pasada se disputó en Belgrado, ciudad natal del actual número uno del planeta. Tras la finalización de la competencia, se realizó una fiesta que generó aún más revuelo alrededor de su figura, ya que aparece cantando y saltando con el torso desnudo, brindando abrazos y sin respetar el distanciamiento social.

En las imágenes que se hicieron virales en las redes sociales también aparecen otros tenistas, como Dominic Thiem, Alexander Zverev, Grigor Dimitrov, Filip Krajinovic o Dusan Lajovic.

Vale destacar que durante el torneo fueron reiteradas las ocasiones en las que se vieron las gradas repletas de personas, sentadas unas al lado de las otras, y la mayoría sin utilizar tapabocas.

Ante las reiteradas voces que se alzaron en contra de lo sucedido en el primer certamen, Djokovic se defendió durante el podcast de Eurosport ‘Tennis Legends’ en el que fue entrevistado por los ex tenistas Mats Wilander y Álex Corretja.

“Sé que ha habido algunas críticas especialmente de Occidente: ‘¿Por qué había una multitud? ¿Por qué no había distancia social? ¿Qué estaba ocurriendo y por qué están celebrando este tipo de evento en el medio de una pandemia tan dura en Occidente?’”, comenzó su relato.

El serbio argumentó que “es difícil de explicar a la gente que la situación es realmente, realmente diferente en América o en Reino Unido con respecto a Serbia y los países de alrededor”. Y luego, añadió: “Obviamente desde el primer día de organización del Adria Tour, hemos estado siguiendo las reglas y las medidas que han sido acordadas por las instituciones de gobierno y las instituciones de salud pública.

Nunca hemos cruzado esas líneas, siempre hemos esperado a que nos diesen luz verde sobre si podíamos o no tener público, y entonces hemos preguntado cuando ya podíamos tener, cuánto público podemos tener y si tiene que haber distancia social o no. Así que hemos pasado por todo este proceso y el resultado ha sido fantástico”.

Nole aseguró que todo lo sucedido en el torneo estuvo pactado previamente con las autoridades gubernamentales. “Al principio no pensábamos que pudiesemos tener público, y por supuesto que mucha gente ha perdido la vida por el virus y es muy difícil comprender cómo tratar con ello y cómo comportarse.

Como atletas y tenistas obviamente queremos avanzar y encontrar formas, en zonas del mundo que hayan luchado con el coronavirus mejor que otras, para intentar organizar torneos, con público, sin público, con premios económicos, intentando involucrar a los patrocinadores”, esgrimió.

"Estoy muy satisfecho. Estoy agradecido a todos los que han participado en la organización en un periodo de tiempo tan breve para este tipo de eventos. Normalmente necesitas de tres a seis meses, al menos, para organizar todo; nosotros lo hicimos en cuatro semanas.

Es un gran esfuerzo, un gran éxito, y creo que es positivo para la imagen del deporte en general, para el tenis. Creo que es importante que avancemos en hacer lo que sea posible para dar oportunidades a jugadores regionalmente, continentalmente y esperemos que pronto intercontinentalmente, para competir y ganar dinero, ganar puntos y vivir de este deporte como han hecho durante sus carreras", sentenció el serbio.

Djokovic reconoció que todo lo vivido le trajo varios recuerdos de su niñez, cuando comenzó su camino en este deporte: "Recordé a mi primera entrenadora de tenis Jelena Gencic, que obviamente falleció hace ocho años.

"Lo recordé todo. Fue bonito jugar como número 1 en Belgrado delante del público serbio y ver las gradas llenas para solo celebrar el deporte, celebrar el tenis, y hacerlo por una buena causa, por supuesto. Absolutamente, me sentí feliz y con emociones positivas".

Serbia registra momentáneamente 12.616 casos de contagio de Covid-19, con 258 personas fallecidas, según último reporte oficial.


Con información de Infonabe