#Guerrero

Doctor Pancho Vázquez, el rostro humano del Hospital General de Renacimiento

Por Andy García Jr., 2015-06-17 17:06

Detrás de esos ojos saltarines, grandes y de una mirada bondadosa, que se compara sólo con la ternura y comprensión con la que trata a sus pacientes, encontramos a un ser humano de estatura mediana, un rostro que ilumina las caras de las personas que acuden a él, con el fin de encontrar una esperanza a la inquietud que poseen, además de tener una sonrisa que alivia el alma de los más desalentados, cuando observan esa chispa de alegría que sólo es posible externar si se tiene amor y pasión por lo que se hace.

IMG_1576“En la vida las cosas hay que hacerlas con amor y mucho gusto, para no tener que trabajar”, señaló el doctor Francisco Vázquez, médico general que todos los fines de semana atiende a más de 300 personas en su pequeño consultorio, dentro del Hospital General de Ciudad Renacimiento, en Acapulco, Guerrero.

«Yo soy médico general. Soy una persona muy amigable, entrego mi amistad al por mayor. Me considero una persona muy alegre. Soy muy parrandero. Me gusta mucho bailar. Me gusta atender a la gente tenga o no tenga dinero, porque creo firmemente en que la salud no se le niega a nadie y mucho menos a las personas en extrema pobreza. Trato de no decir mentiras porque la verdad tarde o temprano sale a la luz y considero que la honestidad es la mejor arma para triunfar en un trabajo», comentó el galeno.

«En lo profesional, me disgusta cobrar por mis servicios. No sé si es una virtud o un defecto, porque al fin y al cabo uno necesita comer y dinero para subsistir. Si las personas de verdad necesitan la ayuda y no traen dinero para pagar por mis servicios, no les cobro un sólo centavo y prefiero que eso se lo gasten en alguna medicina que necesiten. Dios siempre da más», afirmó.

Francisco Vázquez comentó que se siente afortunado de tener aún a sus padres, «para mí ese es el mejor regalo que me ha dado Dios. Creo que me dieron una vida modesta pero no sufrí carencias, ni malos tratos, por eso no tuve problema para concluir mi carrera universitaria. Fui muy constante con mis tareas, les di un poco de problemas a mis padres, pero al final cumplí y salí adelante”.

Sobre lo más difícil que enfrenta un médico, el doctor Pancho, como lo conocen sus cientos de pacientes de todo el estado, mencionó que «indudablemente es enfrentar la muerte de tu primer paciente. Fue una experiencia trágica y traumática, porque fueron  tres días de batalla constante, de luchar contra la vida y la muerte, era un joven que ya no pudo seguir viviendo y desgraciadamente perdió la batalla. Hice lo que estuvo en mis manos, pero me sentí muy mal porque no deseaba que me pasara eso, estuve en una depresión horrible. No comía, no quería levantarme de la cama, fue algo que me marcó, además de que caí en una profunda depresión, de la que me costó mucho trabajo salir».

«Después de lo sucedido, vino lo más difícil para los médicos. Tuve que darles la penosa noticia a sus padres, los cuales estaban inconsolables. Fue algo catastrófico, me costaron muchísimas lágrimas, no lo podía superar, me afectó en todos los aspectos de la vida, en lo personal, en lo social y en lo profesional, fue una época muy fuerte que afortunadamente se supera para continuar en este sinuoso camino», relató.

El doctor Pancho Vázquez señaló que después asimiló que la muerte es parte de la profesión y que está latente en la carrera de un médico, sin embargo, recalcó que se debe ser fuerte y estar preparados para cualquier situación, por más denigrante y desagradable que sea.

IMG_1568«Luego de esa amarga pesadilla que viví todo ha sido felicidad. Me levanto con una sonrisa siempre, me gusta mucho ir a mi consultorio, donde más de 300 pacientes me esperan para que los revise y los canalice con los especialistas correspondientes. Me lleno de vitalidad ver a jóvenes, ancianos, señoras, señores contándome sus experiencias y temores, la verdad es que me llena de satisfacción el ver sus caras felices de agrado, cuando se dan cuenta a través de mi consulta, que no es tan grave lo que padecen y su dicha es para mí es el mejor pago. Sus sonrisas alimentan mi espíritu y mi corazón se llena de gozo al saber que pueden confiar en mí para desahogarse a veces, porque mi labor también es la de escuchar a mis pacientes y aconsejarles conforme mi experiencia y mis conocimientos, además de tener un código de ética que no me permite expresar nada de lo que me comenten fuera del consultorio a ninguna otra persona», acotó.

Francisco Vázquez externó que lo más hermoso de su profesión es salvar la vida de una persona, «es una sensación de felicidad que no se compara con nada. Me llena de alegría ver y oír a las personas llorando de felicidad por el milagro de Dios de tener más tiempo a sus familiares, algo incomparable que te lo agradecen por siempre».

«Me encanta mi trabajo. Me considero un hombre triunfador, porque el éxito no es sólo el dinero y acumular riquezas, sino el hacer el bien a los demás y ayudar a los que menos tienen. Me considero un filántropo porque esa palabra no significa que sepas demasiado o que poseas mucho dinero, va más allá de eso, el que compartas parte de tu tiempo y de tu esfuerzo para apoyar al que más lo necesite, es algo invaluable que no se compra con nada y que el mejor pago que pueden darte, es el agradecimiento de las personas y la sonrisa de los niños y de la gente que viene a mi consultorio en búsqueda de una esperanza y de una sensación por sentirse sanados, y cuando se enteran que su problema no es tan grave como lo piensan», manifestó.

El galeno dijo que si volviera a nacer no cambiaría nada de lo que ha hecho en su vida, ya que a pesar de que ha pasado tragos amargos y situaciones difíciles, la vida siempre lo lleva a encontrar su misión, «lo importante es que no te detengas y nunca te des por vencido, como decía la madre Teresa de Calcuta, cuando no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa el bastón, pero nunca te detengas”, finalizó.

#Guerrero

Félix culpa al gobierno de AMLO por crisis de fertilizante en Guerrero

El senador de Morena evitó cuestionar la represión de Astudillo a campesinos que exigen el insumo.

Por Alejandro Ortiz, 2019-07-22 17:38

Chilpancingo, Guerrero.- El senador de Guerrero por Morena, Félix Salgado Macedonio omitió hablar sobre el desalojo de campesinos -acto ordenado por el gobernador de Guerrero-, y por el contrario, consideró que el Coordinador Federal del Programa de Fertilizante, Jorge Gage, debería irse en caso de no cumplir.

Entrevista en el municipio de Acapulco, el experredista y exalcalde de Acapulco, arremetió en contra del encargado del gobierno federal para el programa de entrega de fertilizante e incluso sugirió su salida.

Sin embargo, el senador por Morena dejó a un lado el desalojo de campesinos ordenado por el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, que provocó el retraso de fertilizante como se había acordado entre campesinos de Tecoanapa y Jorge Gage.

«Gage nos está partiendo la mandarina en gajos a Guerrero (…) No está cumpliendo con la encomienda (del presidente Andrés Manuel López Obrador)», y sugirió que de seguir así debería de irse.

El senador tampoco quiso entrarle al tema de la omisión del ayuntamiento de Acapulco para clausurar el bar «Mr. Bar», que anteriormente había sido notificado por incumplimientos pero no fue cerrado.

Y es que, en ese bar fueron asesinadas cinco personas el día de ayer y otras ocho resultaron lesionadas.

«Yo no quiero opinar de eso», dijo Salgado Macedonio.

#Guerrero

Terminar con corrupción e impunidad de jueces y magistrados, piden

El jurista Eduardo López planteó que la iniciativa en el Congreso federal para reformar al Poder Judicial debe aplicarse para poder combatir la corrupción y la impunidad.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-07-22 17:06

Acapulco, Guerrero.- El catedrático y jurista, Eduardo López Betancourt, consideró que es indispensable que sean destituidos magistrados y jueces corruptos.

El especialista planteó que la iniciativa en el Congreso federal para reformar al Poder Judicial debe aplicarse para poder combatir la corrupción y la impunidad bajo la que actúan los encargados de impartir justicia en el país.

“Hay que cambiar el Poder Judicial, pues la institución de hoy no reúne los requisitos para darle confianza al pueblo de México; hay muchos compromisos sucios, vicios terribles, como el nepotismo”, detalló López Betancourt.

Agregó que el amiguismo, la corrupción y la “venta descarada de resoluciones” sólo ayuda a los criminales y beneficia a los sectores de poder, “como los despachos de abogados que manejan bajo la opacidad y sin objetividad las resoluciones judiciales, por lo que se debe combatir de inmediato.

El jurista fue critico con las funciones que desempeñan los representantes del Poder Judicial, pues resuelven casos desde la ignorancia, sin criterios e influenciados por intereses corruptos.

Ante ello, exigió una nueva planta de magistrados para no continuar con quienes tienen compromisos con el pasado y tienen una conducta vergonzante.

«Es un cambio de ministros, es un cambio de resoluciones y magistrados un cambio de jueces, es lo que reclama el pueblo de México, pero tengamos en cuenta que hay casos de excepción que deben continuar, pero son los menos, tendríamos que tener la lámpara de Diógenes para encontrarlos», dijo.

López Bentacourt manifestó que son necesarias sanciones administrativas contra los funcionarios que no cumplan con la ley, además de que puedan ser dados de baja por sus actos corruptos.

“Éstos corruptos no deben tener derecho a actas administrativas”, finalizó categóricamente el jurista.

#Guerrero

Guerrero se incendia, pero a Astudillo sólo le preocupa crisis del PRI

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, llamó a los priistas a que la elección interna no se convierta en pasarela de la frivolidad o del encono.

Por Redacción, 2019-07-22 16:34

México. Notimex.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, llamó a los priistas a promover el verdadero cambio, a reconocer equivocaciones y a ratificar la política popular, así como a que la elección interna del partido tricolor no se convierta en pasarela de la frivolidad o del encono.

En el acto por el 73 aniversario del natalicio de José Francisco Ruiz Massieu, así como por la reapertura en el CEN del PRI de la sala que lleva su nombre, y la presentación de un libro que recopila su pensamiento, confió en que al concluir el proceso interno esa fuerza política recupere su capacidad transformadora.

“Hoy el PRI está inmerso en la elección interna para decidir quiénes asumirán la dirigencia nacional. Esta elección no puede ser la pasarela de la frivolidad ni del encono, es la oportunidad para mostrar que seguimos siendo un partido libre, responsable, con disciplina”, señaló.

Ante la presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, hija del finado, y quien escribió el prólogo del libro, Astudillo Flores afirmó que los priistas y los candidatos que aspiran a dirigir ese instituto político deben estar comprometidos con sus bases y de esa contienda salir fortalecidos en la unidad y con el firme propósito de mantener su lugar en la política nacional.

Indicó que la nueva política demanda hombres y mujeres capaces de hacer frente al cambio que la sociedad exige. «Será nuestra responsabilidad que el PRI no se quede en la imaginación o referencia bibliográfica.

“Podemos cambiar, debemos cambiar», expresó, tras aseverar que la política partidista «es pensamiento de acción y se debe de recuperar la capacidad de pensar y hacer, observando lo que el pueblo quiere”.

Planteó que una política moderna solo puede subsistir en una nueva política y recordó que son un partido de 90 años y el de más prevalencia en América Latina, ya que por 77 años ocupó la Presidencia de la República y encabezó las grandes transformaciones de México en un ambiente de estabilidad como en ningún otro país de América Latina.

Los priistas, dijo, no deben avergonzarse de su pasado sino se deben preguntar qué partido deben ser: el partido del pasado sin futuro o el partido del futuro orgulloso de su pasado.

Reconoció que lo que se vive ahora es consecuencia de no haberse reformado a tiempo, y que “el cambio que se quiere debe ser certero pero también eficaz.

«La larga convivencia en el PRI de lo viejo y lo nuevo, sin la síntesis transformadora que lo pusiera al día, ha provocado no solo perder el poder sino, peor aun, ubicarse como una agrupación política minoritaria», admitió Astudillo Flores.