#Creativos

Dolores Castro, escritora que marcó el acontecer cultural mexicano

Dolores Castro Varela nació en Aguascalientes, el 12 de abril de 1923, pero se educó en Zacatecas hasta que se quedó a residir definitivamente en la Ciudad de México.

Por Redacción, 2018-04-11 12:33

México, (Notimex).- Dolores Castro Varela, la autora de “Algo le duele al aire”, “El corazón transfigurado” y “Dos nocturnos”, que mañana cumplirá 95 años, fue reconocida en el encuentro “Dolores Castro, Literatura escrita por mujeres, crítica y creación”.

En la ceremonia de inauguración, la escritora dijo que estaba orgullosa que el evento llevará su nombre. El festejo que se llevó a cabo como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, fue organizado por el Instituto Cultural de Aguascalientes, del 7 al 9 de marzo pasado.

Dolores Castro Varela nació en Aguascalientes, el 12 de abril de 1923, pero se educó en Zacatecas hasta que se quedó a residir definitivamente en la Ciudad de México.

Fue en su época de educación secundaria que conoció a quien sería su hermana, amiga, compañera de letras y narradora mexicana, Rosario Castellanos.

Juntas emprendieron estudios, primero en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y después en la de Filosofía y Letras.

Ahí conocieron a Augusto Monterroso, Carlos Illescas, Otto-Raúl González, Ernesto Cardenal, Ernesto Mexía Sánchez, Manuel Durán Gili, Ramón Xirau, Jaime Sabines, Emilio Carballido, Sergio Magaña, Luisa Josefina Hernández, Luis Rius, Juan Bañuelos y muchas otras figuras que marcarían el acontecer cultural mexicano.

Durante su juventud perteneció al grupo de los Ocho Poetas Mexicanos, llamado así por la antología que reunió su obra, publicada por Alfonso Méndez Plancarte.

El grupo estuvo integrado por Alejandro Avilés, Roberto Cabral del Hoyo, Honorato Ignacio Margaloni, Efrén Hernández, Octavio Novaro, Rosario Castellanos y Javier Peñalosa, con quien se casó y tuvo siete hijos.

De acuerdo con datos biográficos difundidos por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), su primer escrito publicado, “El corazón transfigurado” (1949), apareció en la revista “Poesía de América”, en la que posteriormente colaboró, al igual que en “Barcos de Papel”, “Fuensanta”, “La Palabra y El Hombre”, “Nivel”, “Suma Bibliográfica” y “Revista de la UIA”.

La Enciclopedia de la Literatura en México indica que además de poeta y narradora, también se ha desempeñado como profesora en la Universidad Iberoamericana y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

Asimismo, fue fundadora de Radio UNAM y jefa de redacción de “Barcos de Papel”.

A sus primeras publicaciones “Siete poemas y Dos nocturnos” (1952) siguió su primera novela “La tierra está sonando” que salió al público en 1959, después en 1960 apareció una colección de poemas “Cantares de vela”, “Soles” (1977), siguió “Las palabras” (1990), “Poemas inéditos” (1990), y “No es el amor el vuelo” (1995).

A la muerte de su esposo, Dolores cuenta que el evento la afectó de tal manera que sintió la necesidad de volar a otro lugar, donde pudiera encontrarse nuevamente después de haber perdido la mitad de su vida, así llegó a Zacatecas y al regresar a la Ciudad de México escribió “¿Qué es lo vivido?” poema que recibió el Premio Clemencia Isaura de Poesía en 1980.

En un artículo publicado por el portal “El Oficio de Historia” se indica que la poesía de Dolores Castro se diferencia “porque aborda no sólo el sentimiento de amor y de sueños o utopías(…) sino porque nos permite reflexionar sobre temas cotidianos que conciernen a nuestro ser”.

Para la autora, la poesía no es más que una actitud ante la vida, rasgo intrínseco a la gran necesidad de entender el mundo y del profundo amor que le tiene a la vida. Sea por eso que aún sigue escribiendo y leyendo, nutriendo el significativo quehacer del poeta.

“Dentro de mí hay una necesidad todavía de seguir averiguando qué pasa. Además, tengo alegría de vivir, necesidad de conocer más. Ya que sólo una vez estamos en la vida, hay que aprovecharla”, comentó en entrevista para el Instituto Nacional de Bellas Artes.

La ganadora del Premio Nacional de las Ciencias, Letras y Artes en el 2014, cumple 95 años de edad.

#Creativos

Antonio Machado, el poeta muerto en lo azul y la infancia del exilio

Hoy se cumplen 80 años de la muerte del autor de ‘Campos de Castilla’. Con ese motivo se le recuerda con una muestra que subraya la estrecha relación con su hermano mayor, que se mortificó por su triste final en el exilio.

Por Redacción, 2019-02-22 10:18

México.-Antonio Machado murió pasadas las tres de la tarde, un Miércoles de Ceniza, el día 22 de febrero de 1939, en la pequeña Antonio Machado murió pasadas las tres de la tarde, un Miércoles de Ceniza, el día 22 de febrero de 1939, en la pequeña localidad costera de Colliure, al sur de Francia.

Había traído consigo una pequeña cajita de madera con tierra que había recogido antes de cruzar la frontera y una tarde, hablando con la dueña de la pensión que lo acogió a él y a su familia, le dijo:-Es tierra de España.

Si muero en este pueblo, quiero que me entierren con ella. Su hermano José y su cuñada Matea cumplieron su deseo, y en el ataúd, junto al traje en el que fue amortajado, vertieron la tierra que el poeta había traído consigo. Tres días después murió su madre, doña Ana Ruiz. Y cuando la noticia llegó a España hasta los periódicos franquistas se hicieron eco de la noticia y pontificaron la hondura literaria del autor de Campos de Castilla.

Aquellos días, en Londres, el periódico The Times publicó una necrológica donde subrayaba: “A diferencia de muchos intelectuales, quienes, habiendo abrazado al principio la República, transfirieron poco a poco sus simpatías a los nacionalistas, Machado siguió fiel a la causa republicana hasta el final”.

Este viernes se cumplen 80 años de la muerte del poeta y la ciudad donde nació lo recuerda con una exposición titulada Los Machado vuelven a Sevilla, organizada por la Fundación Unicaja, donde se exhiben los últimos documentos adquiridos por la institución. Los Machado, en realidad, son dos: el poeta don Antonio y su hermano mayor Manuel, que corrió distinta suerte.

Cuando supo de su muerte, Manuel estaba en Burgos. De inmediato, en un coche oficial al servicio del régimen franquista, puso rumbo a Francia y llegó a las exequias. Allí se entera de que su madre también ha muerto. Roto por el dolor, la familia se separa y su hermano José, declarado antifranquista, no volverá jamás a verlo. De regreso a Madrid, Manuel se encierra en compañía de su esposa Eulalia Cáceres y se sume en un estado de tristeza y escondido sentimiento de culpabilidad que lo acompañará hasta su muerte el 19 de enero de 1947.

Ese día su cuerpo es trasladado al vestíbulo de la Real Academia Española y a la mañana siguiente es sepultado en la Almudena con honores de Estado.

Localidad costera de Colliure, al sur de Francia. Había traído consigo una pequeña cajita de madera con tierra que había recogido antes de cruzar la frontera y una tarde, hablando con la dueña de la pensión que lo acogió a él y a su familia, le dijo:-Es tierra de España.

Si muero en este pueblo, quiero que me entierren con ella. Su hermano José y su cuñada Matea cumplieron su deseo, y en el ataúd, junto al traje en el que fue amortajado, vertieron la tierra que el poeta había traído consigo. Tres días después murió su madre, doña Ana Ruiz. Y cuando la noticia llegó a España hasta los periódicos franquistas se hicieron eco de la noticia y pontificaron la hondura literaria del autor de Campos de Castilla.

Aquellos días, en Londres, el periódico The Times publicó una necrológica donde subrayaba: “A diferencia de muchos intelectuales, quienes, habiendo abrazado al principio la República, transfirieron poco a poco sus simpatías a los nacionalistas, Machado siguió fiel a la causa republicana hasta el final”.

Este viernes se cumplen 80 años de la muerte del poeta y la ciudad donde nació lo recuerda con una exposición titulada Los Machado vuelven a Sevilla, organizada por la Fundación Unicaja, donde se exhiben los últimos documentos adquiridos por la institución.

Los Machado, en realidad, son dos: el poeta don Antonio y su hermano mayor Manuel, que corrió distinta suerte. Cuando supo de su muerte, Manuel estaba en Burgos. De inmediato, en un coche oficial al servicio del régimen franquista, puso rumbo a Francia y llegó a las exequias. Allí se entera de que su madre también ha muerto. Roto por el dolor, la familia se separa y su hermano José, declarado antifranquista, no volverá jamás a verlo.

De regreso a Madrid, Manuel se encierra en compañía de su esposa Eulalia Cáceres y se sume en un estado de tristeza y escondido sentimiento de culpabilidad que lo acompañará hasta su muerte el 19 de enero de 1947. Ese día su cuerpo es trasladado al vestíbulo de la Real Academia Española y a la mañana siguiente es sepultado en la Almudena con honores de Estado.

En la exposición que inaugura el nuevo centro de la Fundación Unicaja ha abierto en la capital andaluza los documentos expuestos dejan entrever la estrecha relación que Antonio y Manuel mantuvieron a lo largo de su vida, y cómo ese cariño y el compromiso de ambos por la literatura los llevó a escribir obras de teatro juntos.

De hecho, en las vitrinas de la muestra está presente la obra titulada La diosa razón, inédita hasta la fecha. Leer con atención los manuscritos expuestos -una selección de los 4.750 documentos que la Fundación Unicaja custodia y cuyo último lote, disperso entre Madrid, Santiago de Chile y Praga, adquirió el pasado año a los herederos de la familia- es recrear la biografía dispar de ambos.

Hay cartas que el autor de Juan de Mairena remite a su madre y donde se transparenta la estrecha relación que mantuvo con ella. Cuando el poeta contrae matrimonio con Leonor Izquierdo en Soria, donde ejercía de profesor de gramática francesa, la joven remite una carta a su suegra contándole sus esfuerzos por recobrar la salud.

Leonor muere como el olmo seco que hay a las puertas de aquel cementerio, y su esposo, sumido en la desesperación, se recluye en Baeza donde confía a Unamuno el desierto espiritual en el que se halla. Pasan los años, se editan sus poemarios y escribe junto a su hermano Manuel. De todos esos periodos la exposición está llena de datos y anécdotas, como aquellas cartas con Guiomar, entre Madrid y Segovia, donde ambos se confiesan su amor.

Pero la vida de don Antonio parecía predestinada a la frustración. No queda a la vista, pero hay en la exposición un sentimiento de dolor que es difícil disimular. Esa premonición de fracaso se transparenta en el verso alejandrino que su hermano José encontró en el viejo gabán del poeta muerto en el exilio. En un trozo de papel arrugado don Antonio había escrito: “Estos días azules y este sol de la infancia”.

#Creativos

Guillermo Fadanelli gana el Premio Mazatlán de Literatura 2019

El sábado 23 de febrero, a las 20:00 horas ,en el Teatro Ángela Peralta, se hará la entrega oficial del Premio Mazatlán de Literatura 2019, integrado por un reconocimiento y un premio económico de 100 mil pesos.

Por Redacción, 2019-02-17 15:05

México, Notimex.-El escritor Guillermo Fadanelli ganó el Premio Mazatlán de Literatura 2019 por el conjunto de su obra, informó el presidente del jurado, José Ignacio Lizárraga.

En rueda de prensa, eñaló que fue unánime la decisión de regresar el premio a sus orígenes al premiar el conjunto de una obra. “En 1965, José Gorostiza recibió el primer Premio Mazatlán por el conjunto de su obra; ahora, Guillermo Fadanelli también”, destacó.

El filósofo destacó que con esta decisión el jurado busca destacar el valor de una obra original y diversa, producida por un autor provocador y crítico que ha privilegiado la calidad literaria en sus novelas, cuentos, ensayos o aforismos.

Asimismo, puntualizó que con esta decisión desean que volver a los inicios de este premio que en su primera edición reconoció al autor de “Muerte sin fin” por la totalidad de su obra. El próximo viernes 22 de febrero a las 19:00 horas en Casa Haas, Guillermo Fadanelli se reunirá con el público porteño para dar a conocer los orígenes, preocupaciones, obsesiones y pautas creativas de su obra.

Por otra parte, el sábado 23 de febrero, a las 20:00 horas ,en el Teatro Ángela Peralta, se hará la entrega oficial del Premio Mazatlán de Literatura 2019, integrado por un reconocimiento y un premio económico de 100 mil pesos.

#Creativos

FIL de Minería rendirá tributo a Amado Nervo y Alfonso Reyes

La FIL de Minería se llevará a cabo del próximo 21 de febrero al 4 de marzo en el recinto del Centro Histórico, y cuenta con el apoyo tanto del sector público como del privado.

Por Redacción, 2019-02-15 12:16

México.-El Palacio de Minería recibirá la 40 edición de la FIL, del 21 de febrero al 4 de marzo, la fiesta del libro más antigua de la ciudad

Cuarenta ediciones seguidas, decenas de miles de asistentes en cada año, cientos de talleres y mesas de discusión, además de millones de pesos en ventas. Esto es un poco de lo que actualmente es la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, que contará con mil 400 actividades, 53 presentaciones editoriales y en la que se rendirá tributo al escritor regiomontano Alfonso Reyes y al poeta nayarita Amado Nervo, éste último por su centenario luctuoso.

Pero en la FIL no solo hay libros, pues gran parte de ella se compone por diversos eventos de todo tipo: talleres, pláticas, conferencias, presentaciones y homenajes, todos con un objetivo: celebrar lo mejor de la producción literaria y la cultura de la actualidad.

La FIL de Minería se llevará a cabo del próximo 21 de febrero al 4 de marzo en el recinto del Centro Histórico, y cuenta con el apoyo tanto del sector público como del privado, destacando el Gobierno de la Ciudad de México, el de Nuevo León, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), la Universidad Nacional Autónoma de México y el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte).

Nuevo León, invitado estelar

Decía José Vasconcelos que cuando la carne asada empezaba, terminaba la cultura, recordó Ricardo Marcos González, presidente del Conarte y representante de Nuevo León en la feria.

Pero ahora la entidad busca borrar esa idea, con su total apoyo para la 40 edición.

El funcionario no perdió la oportunidad de exaltar la obra de Alfonso Reyes, a quien se le rendirá homenaje, además de que se hará una reflexión de su “Cartilla Moral”, obra que ha ganado protagonismo en fechas recientes.

El pabellón de Nuevo León contará con las plumas destacadas del estado.

Entre las editoriales participanes destacan Aguilar, Alfaguara, Caligrama Editores, Debate, Ediciones Cal y Arena, Ediciones Era, Ediciones Obelisco, Ediciones Proceso, Editorial Cacciani, Editorial Fonta- mara, Editorial Océano, Editorial Planeta, Editorial Porrúa, Editorial Trillas, Fondo de Cultura Económica, Fondo Editorial de Nuevo León, Gedisa Editorial, Malppaso Editorial, entre otras.