México.-El primer golpe duro de la época Ricardo Peláez ha llegado para Chivas. Un equipo joven de Dorados logró llevarse el pase a los cuartos de final de la Liga MX.

El Rebaño Sagrado logró la victoria por marcador de 0-1 en el estadio Banorte. Con global de 2-2, se tuvieron que ir a la tanda de tiros penales, donde la figura fue el arquero Luis López, quien le atajó a Miguel Ponce en “muerte súbita” para matar el sueño rojiblanco con un 6-5 final.

Cristian Calderón consiguió el solitario gol al minuto 24 con una espectacular chilena que puso el grito ensordecedor de la afición de las Chivas que se dio cita en Sinaloa.