México.-La tormenta tropical Dorian se fortaleció en las últimas horas y se prevé que, tras dejar Puerto Rico y las Islas Vírgenes, toque tierra el fin de semana en las Bahamas y Florida como huracán de categoría 2, según alertó en su último informe el Centro Nacional de Huracanes de EU.

"La amenaza de tormenta tropical o condiciones de huracán al noroeste de Bahamas y en algunos puntos de la costa este de Florida han aumentado. Los residentes en estas áreas deberán monitorear el avance de Dorian y asegurarse de que tienen su plan de huracanes", explica el informe emitido a las 05:00 horas ET de este miércoles.

"Aunque existe la posibilidad de que Dorian se debilite mientras cruza Puerto Rico y las Islas Vírgenes, se prevé que la tormenta se fortalecerá a finales de esta semana y durante el fin de semana, mientras pasa al este de las Islas Turcas y Caicos y las Bahamas", añadieron.

Según el pronóstico inicial, Dorian alcanzaría Florida en unos tres o cuatro días, con vientos de 161 km/h. Se espera además, que reciba la mayor cantidad de lluvia, entre 4 y 8 pulgadas. Sin embargo, el Centro de Huracanes aclaró que "la incertidumbre en el pronóstico de intensidad [de la tormenta] a finales de semana continúa siendo más alta de lo habitual".

"Se trata de una situación indeterminada. Por eso la preparación lo es todo, es tener el plan preparado por si acaso", dijo el director del Centro Nacional de Huracanes el martes a la cadena estadounidense WSVN-Ch.

Puerto Rico y las Islas Vírgenes esperan este miércoles a Dorian.

Puerto Rico, las Islas Vírgenes Estadounidenses y Británicas, Vieques y Culebra decretaron en las últimas horas alerta por riesgo de huracán, y esperan la llegada de Dorian este miércoles. Las autoridades aprobaron el estado de emergencia después de que el Centro Nacional de Huracanes alertara que la tormenta podría alcanzar vientos de 120 km/h en los próximos dos días. En un informe emitido recientemente, pronosticó que Dorian se habría convertido en huracán cuando toque Puerto Rico.

De acuerdo al último informe publicado por el organismo, Dorian se ubica a 85 millas (137 kilómetros) al sureste de St. Croix, con vientos de 60 mph (96.56 km/h). Se mueve en dirección noroeste a 13 mph (20 km/h).

Desde el Centro de Huracanes advirtieron que las fuertes lluvias en las áreas del Caribe podrían causar inundaciones repentinas "potencialmente mortales". En Puerto Rico, el recuerdo de la devastación del huracán María, que asoló ciudades en 2017, generó una gran tensión por la llegada de Dorian.

"Quiero que sientan la tranquilidad", dijo en la noche del lunes la gobernadora de la isla, Wanda Vázquez, tras decretar la alerta. "Se han preparado por los últimos dos años. La experiencia de María ha sido una gran lección para todos", añadió.

"Da miedo", apuntó por su parte la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, en una conferencia de prensa el martes. "La reacción de la gente de ir a las tiendas y comprar montones y montones de comida y agua es solo una reacción que está incrustada en tu cerebro y en tu alma de lo que podría salir mal".

A última hora del martes, el presidente Donald Trump declaró el estado de emergencia para Puerto Rico, y autorizó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y a su Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a "coordinar todos los esfuerzos de socorro en casos de desastre".

Huracán de categoría 2

Según la escala Saffir-Simpson existen cinco categorías de huracanes. Este fin de semana, Dorian podría alcanzar el nivel 2 en su trayecto hacia Bahamas y Florida, lo que supone que sus vientos superarán los 154 km/h y podrían alcanzar hasta los 177 km/h. Entre los daños más comunes provocados por un huracán de categoría 2, se enumeran los siguientes.

Daños considerables a árboles y vegetación.
Grandes daños a casas móviles, anuncios y tendido eléctrico expuesto.
Destrucción parcial de tejados, puertas y ventanas, pero pocos daños a estructuras y edificios.
Inundaciones en carreteras y caminos próximos a las costas.
Marejadas de entre 1.98 a 2.68 metros sobre lo normal.
Daños considerables a muelles y embarcaderos.
Evacuación de residentes de terrenos bajos en zonas costeras.