Dos últimos minutos de auténtica locura sellaron las tablas entre Betis y Girona. Tello respondió en el 94', con una gran acción individual en el área, al gol que apenas un minuto antes había firmado Portu y que parecía sentenciar a los verdiblancos.

El equipo de Setién rescató un punto milagroso en un partido en el que fue claramente inferior al conjunto catalán, que se marchó del Villamarín con la sensación de haber merecido más.El primer tiempo fue la confirmación de que los verdiblancos tienen un serio problema de fútbol.

El Girona emuló a Getafe y Eibar adelantando su línea de presión y axfisiando al centro del campo bético y se hizo con el dominio total del partido.

Se jugó casi siempre a lo que quiso el equipo de Machín, que desarboló por las dos bandas, con Maffeo y Aday, el errático entramado defensivo de los de Setién.Sin embargo, las ocasiones estuvieron bastante repartidas.

Portu tuvo la primera en el 10', pero su remate a bocajarro lo sacó bien Adán a córner. Guardado, al cuarto de hora, gozó de la más clara para el Betis. Se plantó solo ante Bono, pero perdió un tiempo precioso intentando averiguar si estaba o no en fuera de juego y cuando quiso rematar, tenía ya encima al guardameta marroquí.

Otra llegada por banda de Maffeo, que abusó de Durmisi, terminó en la cabeza de Stuani, que perdonó lo que casi nunca falla. Y la réplica, un par de minutos después, fue de nuevo para el mexicano Guardado, que asistido por Camarasa, se dejó algo atrás el balón en el control y, dentro del área, trató de batir al portero del Girona con una vaselina que se le fue por encima del larguero.

De Andrés fue un gran pase filtrado a Sergio León en el 36', en los mejores minutos de los locales. Pero el cordobés llegó muy apurado y de nuevo Bono salió vencedor del duelo. Y así, cuando todo parecía listo para firmar las tablas al descanso, llegó el gol de los catalanes.

Un balón largo del portero llegó a Aday que, de cabeza, dejó solo a Portu, tras un tremendo error de Tosca que no acertó a despejar de chilena.

Gran gol de Portu

El atacante murciano, con una facilidad pasmosa, batió por alto a Adán para firmar su cuarto gol de la temporada y poner patas arriba el Benito Villamarín. Bronca seria para el equipo de Setién camino de los vestuarios y la sensación, una vez más, de que varios jugadores llamados a marcar diferencias no están ni se les espera.Tras la reanudación, el Girona rebajó la intensidad de su presión y el Betis se hizo con el control del juego.

Era un control engañoso. Lo demostró Stuani, que en una contra a punto estuvo de hacer el segundo, pero se encontró con un acertado Adán. Aun así, Machín optó por recuperar la iniciativa dando entrada a Douglas Luiz.Setién se la jugó con Tello y Sanabria.

Pero la reacción no llegaba. Más bien al contrario. Aday y Maffeo, en una doble ocasión, pusieron a prueba a Adán, que fue el mejor del Betis. A partir de ahí, el partido se atascó en el centro del campo, con pocas llegadas claras.A cinco minutos del final, Guardado echó por tierra el gran trabajo del Girona clavando en la escuadra una falta provocada por Sanabria.

Y en el descuento, la locura. Portu barrió un rebote en el área pequeña para el 1-2 y Tello calmó a un público de uñas con un gol que no esconde los graves problemas de su equipo.