Chilpancingo, Guerrero.- Un presunto asaltante asesinado en el municipio de Taxco, así como un hombre encontrado muerto en Acapulco, donde además se registró un enfrentamiento entre civiles armados, fue el saldo de la jornada de violencia de este sábado.

El primer hecho tuvo lugar en el kilómetro 35 de la carretera federal México-Acapulco.

Reportes de la Gendarmería Nacional confirmaron la presencia de un hombre sin vida y signos de violencia por lo que dieron inicio con los trabajos de ley.

Al lugar acudieron agentes del ministerio público sector Renacimiento para realizar las primeras diligencias de ley y posteriormente solicitar el levantamiento del cuerpo el cual quedó en calidad de desconocido.

En otro hecho, un presunto asaltante fue asesinado por los familiares de una persona a quien habría pretendido robar junto con otro grupo de personas en el municipio de Taxco.

De acuerdo con información de la policía estatal, después de las nueve de la mañana se reportó la presencia de dos personas muertas en un tienda del barrio Atache en la ciudad colonial.

Al arribar al lugar, confirmaron la presencia de un hombre asesinado con disparos de arma de fuego y el cual fue identificado como José Alberto de 25 años.

De acuerdo a la información recabada por los agentes estatales, el occiso pretendía robar el establecimiento junto con otras tres personas, sin embargo al notar la escena, un familiar de la persona que pretendían asaltar realizó disparos y dio muerte a uno de los agresores.

Finalmente al lugar acudieron instituciones de seguridad y realizaron las diligencias de ley para posteriormente deslindar responsabilidades por los hechos.

Cabe destacar que durante la tarde del sábado se registró un enfrentamiento entre civiles armados en la zona Diamante de Acapulco, el cual dejó como saldo dos vehículos asegurados.

Fuentes policiacas confirmaron los hechos que tuvieron lugar en la calle Simón Bolívar, cerca de la unidad habitacional Luis Donaldo Colosio y que provocaron una importante movilización de cuerpos de seguridad de los tres niveles de gobierno.

El enfrentamiento provocó el cierre de locales en la zona y el resguardo por parte de policías que no lograron localizar a los agresores.