Agencias.- Su belleza chocolate, estilizada figura y dotes para la pasarela han hecho de Duckie Thot una sensación en el mundo de la moda.

En unos cuantos años, la australiana se ha convertido en la obsesión de diseñadores y marcas, así como en una prueba andante de la transformación y diversificación que se han dado en la industria.

Su nombre real es Nyadak Thot y nació el 23 de octubre de 1995.

Es hermana de la vloggera Nikki Perkins.

En 2010 comenzó a jugar basquetbol.

Fue nombrada uno de los Game Changers de 2018 por la edición australiana de la revista Vogue.

Grabó en México el video de la canción "Saved" de su amigo, el cantante Khalid.

Originaria de Melbourne, Australia, Duckie es hija de padres sudaneses, de ahí su piel ébano que destaca y llama la atención con tan sólo verla.

Por eso, a sus 22 años, su rostro aparece en portadas de revistas y pasarelas, y ha colaborado con figuras de renombre en la industria.

"Es muy bonito para mí, sé que soy muy afortunada de poder decir: 'Ya lo hice' tan pronto en mi carrera, de haber trabajado con gente como Karl Lagerfeld y estar con estas firmas, de poder crear con ellos. Me siento muy bendecida por saber que ya lo hice.

"Estoy muy agradecida de que podemos construir más, y seguiré trabajando con esta gente increíble y marcas que todo mundo conoce y ama. ¡Estoy emocionada!", dijo la modelo en entrevista.

Desde que obtuvo el tercer lugar en Australia's Next Top Model, en 2013, no ha quitado el dedo del renglón en lograr su objetivo de ser una top model.

No la desalentaron ni las críticas que recibió en aquel momento por su tono de piel. Es más, era tan grande su deseo de alcanzar su sueño, que dejó su país y, sin familia, amigos ni dinero, se mudó a Nueva York.

"No tenía idea de qué esperar, sólo me mudé y si pasaba algo, adelante, pero no podía preverlo. No tenía idea de que todo esto iba a suceder", agregó la joven.

Tras conseguir la representación de New York Model Management, su debut en las pasarelas profesionales fue con la firma Yeezy, de Kanye West, para la temporada primavera-verano 2017.

Meses después apareció en su vida Rihanna, una especie de mentora y hada madrina, porque a la fecha es una de sus clientas más regulares, y quien la invitó a ser imagen de su línea de moda y belleza Fenty. Y este 2018 apareció en el popular calendario Pirelli, en una imagen inspirada en Alicia en el País de las Maravillas.

Nombrada por algunos como la "Barbie Humana", Duckie aplaude la diversidad que ha ido permeando a la industria de la moda en los últimos años.

"La gente quiere ver más, quieren más apertura, hay plataformas en las que puedes decir 'quiero más'. Los clientes se han dado cuenta de que la gente quiere ver diversidad.

"Eso hace que haya un poco de presión, y estoy feliz de ver más rostros distintos en las campañas, es bello. Todo está funcionando, y entender qué es lo que quieren las personas hace que el mundo de la moda se abra de manera muy honesta".

Y Duckie es, sin lugar a duda, artífice de esa transformación.