Estados Unidos mostró hoy escepticismo sobre la autenticidad de los documentos dados a conocer por la organización Wikileaks, en torno al presunto espionaje de agencias estadunidenses a funcionarios, bancos y compañías de Japón.

“No quiero de ninguna manera confirmar que esos documentos que presuntamente son clasificados, tienen alguna credibilidad”, declaró Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Wikileaks reveló este viernes documentos que enlistan 35 números telefónicos que fueron presuntamente interceptados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

La organización, que se define como encargada de hacer públicos documentos secretos sin revelar sus fuentes y sin autorización oficial, explicó que “los documentos demuestran la profundidad de la vigilancia de Estados Unidos al gobierno japonés”.

El exespía de la CIA, Edward Snowden, hizo públicos anteriormente reportes de escuchas a los teléfonos de varios jefes de Estado.

Los incidentes causaron tensiones en las relaciones bilaterales entre esos países y Estados Unidos, luego que los mandatarios señalaran al presidente Barack Obama que la práctica de espiar a aliados es “inaceptable” y exigieran una investigación.

El portavoz Toner dijo que Estados Unidos dialogará sobre el tema, en caso de que Japón presente alguna queja formal.

“Tenemos una cercana relación de cooperación y eso incluye también compartir inteligencia” con Japón, remarcó.