Chilpancingo, Guerrero.- En la casa de estudiantes Ignacio Manuel Altamirano viven 40 jóvenes indígenas de La Montaña, quienes duermen en el piso, sin que las autoridades atiendan sus demandas.

Así lo denunció en conferencia de prensa el dirigente estatal de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez, Raúl Evelio García quien señaló que, ante la falta de recursos, se ven obligados a pedir dinero casa por casa o realizar boteo en las calles.

Asimismo, expuso que la casa carece de infraestructura para los 40 estudiantes que la habitan, en su mayoría de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), quienes no cuentan con mesas, sillas ni electrodomésticos.

“No tenemos literas, no tenemos colchones; somos 40 jóvenes indígenas y ni uno tiene colchón, y uno se duerme en el piso, porque tampoco hay literas”.

Añadió que tampoco tienen muebles donde guardar su ropa, ni libreros.

Acompañado de otros estudiantes, en el Sindicato de Redactores de la Prensa, Evelio García dijo que en diversas ocasiones han solicitado a los tres niveles de gobierno un subsidio para la casa de estudiantes, sin obtener respuesta.

Aclaró que la casa del estudiante no depende de la Uagro, y el único apoyo que reciben es de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), el cual consta en la entrega de tres mil 500 pesos semanales en productos de la canasta básica, que son insuficientes.

Evelio García crítico la indiferencia del secretario de la Juventud en el estado, Humberto Díaz Villanueva quien hasta el momento no les ha dado respuesta a su demanda de equipamiento de la casa que habitan, pese a que cumplieron con los documentos que pidieron.

“Entregamos los papeles, pero eran trabas que nos iban poniendo; los entregamos todos y nos dijeron que todo estaba bien, y cuando fuimos a ver, nos salen con una lista de documentación que nos hacía falta”.

Dijo que personal de la Secretaría de la Juventud acudió a la casa de estudiantes; “le tomaron fotos, nos hablaron bonitos que el señor gobernador (Héctor Astudillo) nos va ayudar”, sin embargo, el apoyo hasta el momento no ha llegado.

“¿Qué más quieren? Ya fueron con nosotros, le tomaron fotos, hablaron con nosotros; ahí están las condiciones en las que vivimos”, cuestionó.

Lamentó también que hasta el momento no encuentren una respuesta en el Ayuntamiento, pues le solicitaron al alcalde Marco Antonio Leyva Mena apoyo para realizar un segundo piso al edificio donde habitan, y hacer el dormitorio de las mujeres, sin que les den una respuesta.

Pidió también que el precio al pasaje no aumente en la capital, pues ellos son los principales afectados al no contar con recursos.

“Venimos de comunidades marginadas, de comunidades a las que el gobierno no ha querido ver”.

De aumentar el pasaje, adelantó, solicitarán un descuento del 50 por ciento en el costo del pasaje, para lo cual pedirán al gobernador una audiencia.

De no encontrar respuesta, realizarán movilizaciones, advirtió.

La mayoría de los estudiantes dijo, son de la región de La Montaña.