México.-La economía estadounidense se contrajo en el primer trimestre a su ritmo más acentuado desde la Gran Recesión, dado que las severas medidas para frenar el avance del coronavirus Covid-19 prácticamente paralizaron al país, dando fin a la expansión más prolongada en la historia de la nación.

El Departamento de Comercio dijo el miércoles que el PIB de ese país bajó a una tasa anualizada de 4,8% entre enero y marzo tras crecer un 2,1% en los últimos tres meses de 2019.

En tanto, la Reserva Federal, que ha inyectado billones de dólares en fondos de emergencia en los mercados financieros de Estados Unidos para mitigar el impacto provocado por el coronavirus, tiene programado para hoy a las 6 de la tarde su comunicado de política monetaria luego de que se reúna por videoconferencia su comité que fija las tasas.

Se espera que el banco central reitere su promesa de hacer lo que sea necesario para apoyar a la economía e indique por cuánto tiempo, y según qué punto de referencia, planea dejar las tasas de interés en cerca de cero después de que comience la recuperación de lo que ya es la desaceleración más pronunciada en la historia de Estados Unidos.

Es probable que la declaración refleje una fuerte rebaja en la evaluación que hace la Fed del mercado laboral, el gasto de los hogares, los mercados de energía y las perspectivas de inflación desde su última reunión en marzo.

También podría ofrecer pistas sobre por cuánto tiempo el banco central espera seguir apoyando a la economía.

El mes pasado, la Fed solo dijo que mantendrá las tasas cerca de cero “hasta que esté segura de que la economía ha incorporado los eventos recientes y se encuentra en curso para lograr sus objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios”.

El banco central redujo las tasas a casi cero en marzo y lanzó varios programas de emergencia destinados a apuntalar los mercados de crédito y respaldar a las empresas y gobiernos locales, que se han visto muy afectados por las medidas de confinamiento y las fuertes caídas de sus ingresos.