México.- La economía del mundo y de México está aún lejos de alcanzar la nueva normalidad que predica el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, si bien va, en México se logrará cierta estabilidad hasta el 2023, y para el futuro financiero mundial el panorama es incierto, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El analista senior de la consultoría internacional Ducker Frontier, Alejandro Valerio, dijo en una entrevista para el diario El Economista que “sin un estímulo fiscal que reste presión a las empresas de todos los tamaños en México, la recuperación absoluta de la actividad económica se tendrá hasta el año 2023.

De acuerdo a distintos escenarios, la economía mexicana alcanzará una contracción de 9.5% este 2020, que incluye la caída de la inversión privada, ingresos por turismo, remesas y petróleo.

A pesar de este escenario adverso, el presidente Andrés Manuel López Obrador no presenta ningún algún diferimiento de pago de impuestos a las empresas afectadas por las medidas aplicadas para limitar elcontagio del coronavirus, pues ha dicho que no aumentará la deuda para aplicar una estrategia contracíclica, y se mantendrá un ambiente de desconfianza para la iniciativa privada.

Bajo estas circunstancias se presentará un rebote en el PIB para el 2021 que quedaría en 5%, es decir, por un diferencial aritmético al partir de una muy baja base de comparación, acotó el especialista.

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva dijo que es probable que el Fondo revise a la baja su pronóstico de una contracción del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, y que se espera una recuperación sólo parcial el próximo año en lugar del rebote del 5.8% previsto inicialmente.

En una entrevista con Reuters, dijo que los datos de todo el mundo eran peores de lo esperado. "Obviamente, eso significa que nos llevará mucho más tiempo tener una recuperación completa de esta crisis". No ofreció una fecha límite para el rebote.

"Necesitamos mantener abiertos los flujos comerciales, especialmente para los suministros médicos, alimentos y a largo plazo para encontrar una vía para superar lo que está ocurriendo ahora con esta crisis", dijo Georgieva. "Queremos seguir construyendo este futuro más próspero para todos, superando las cicatrices que puedan derivarse de esta crisis", indicó.