Mundo.- Ecuador cumplió este domingo su undécimo día sumergido en protestas por las medidas de austeridad económica adoptadas por el Gobierno, entre ellas la eliminación de los subsidios a los combustibles como parte del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para una línea de crédito.

Las protestas, lideradas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), han conducido a bloqueos en vías de comunicación y grandes enfrentamientos con la Policía que agravan este problema cuyos daños, heridos y detenidos aumentan cada día.

Según los últimos datos reportados por instituciones independientes como la Defensoría del Pueblo, estos son los datos que arroja el conflicto que tiene en vilo a Ecuador y, especialmente, a su presidente, Lenín Moreno.

De 10 mil 200 millones de dólares es el préstamo a 30 años que el Gobierno de Ecuador recibió en febrero pasado de parte de seis instituciones financieras internacionales lideradas por el FMI, lo que llevó al Ejecutivo a adoptar las polémicas medidas de austeridad económicas.

1.500 Millones de Dólares: Es la cantidad que el Gobierno ecuatoriano espera ahorrarse con la eliminación de los subsidios a los combustibles, lo que provocó alzas en sus precios de hasta el 123 % de manera repentina.

10.000 Indígenas Movilizados: Son los que llegaron a Quito desde las distintas provincias del país. La mayor parte permanecen concentrados en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, un recinto con capacidad para casi 5.000 personas, y en el colindante parque El Arbolito, escenario de los enfrentamientos más graves.

50.000 Policías Desplegados: Aunque el epicentro de las protestas es la capital Quito, las manifestaciones y bloqueos también se replican en prácticamente todas las ciudades de Ecuador, lo que ha obligado a la Policía Nacional a movilizar a 50.000 agentes desde que comenzaron los disturbios.

De acuerdo a la Defensoría han fallecido siete personas, entre ellos Inocencio Tucumbi, uno de los líderes del movimiento indígena fallecido en los disturbios en Quito, por el que hubo una tregua en las protestas para celebrar su funeral. La última cifra reportada por el Gobierno el viernes era de cuatro.

1.340 Personas Heridas: Casi mil de ellos se registraron en la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, que es donde se han dado los episodios más crudos de violencia y vandalismo, con continuos enfrentamientos para frenar las marchas que intentan apoderarse de las sedes de las instituciones públicas como la Asamblea Nacional.

113 Policías Heridos: Al Hospital de la Policía Nacional llegaron 94 pacientes, pero desde esa fuerza de seguridad se afirma que los uniformados con lesiones alcanzan los 113, la mayoría también en Quito.

1.152 Personas Detenidas: Del total de arrestados, 274 personas han sido procesadas mientras que 878 han salido en libertad sin acusación fiscal o responsabilidad penal, según la Defensoría. La mitad de los detenidos tiene entre 15 y 24 años, y la provincia con más arrestados es Pichincha, donde está Quito, con casi 500 detenciones.

4,4 Millones de Escolares: Son los estudiantes de educación primera y secundaria cuyas clases están suspendidas desde el mismo día que comenzaron las protestas. Ninguna escuela ha funcionado desde entonces a excepción de en las Islas Galápagos, cuando hacia apenas un mes que se había iniciado el curso escolar 2019-2020.

1,4 Millones de Indígenas: Según el último censo nacional realizado en 2011, hay un 7 % de la población ecuatoriana que se identifica como indígena. Sin embargo, las organizaciones de indígenas estiman que la población real de nativos asciende a una cuarta parte de los 17,3 millones de habitantes que tiene Ecuador.

268 Kilómetros: Es la distancia en línea recta que separa Quito de Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador, en el sur del país, a donde Moreno trasladó esta semana el Gobierno nacional como medida preventiva frente a las protestas en la capital.

Perfil

Lenín Moreno se inició como un político socialista, fue el vicepresidente leal de Rafael Correa y ahora, en el poder, no solo es su mayor adversario sino que enfrenta a los indígenas por sus acuerdos con el FMI. Y lo hace con el apoyo de la derecha, a la que derrotó en los comicios, y los militares, siempre claves en la estabilidad institucional del país. Paradojas de un presidente que llegó al poder como la continuidad de la "Revolución del Siglo XXI".

A ojos de sus críticos es un mil caras o un "gran farsante", como lo define Correa, el popular ex presidente de "izquierda" que gobernó entre 2007 y 2017. O simplemente un pragmático que supo adaptarse a las realidades del poder y, sobre todo, de la economía

Lo cierto es que ningún presidente se había atrevido a desmontar los subsidios a los combustibles -prácticamente un tabú en el país- y lidiar con sus consecuencias: la mayor movilización indígena en 12 años en rechazo al alza de los precios del diésel y la gasolina hasta en un 123%. Un subsidio que consume por año 1.400 millones de dólares (unos 60.000 en los últimos 40 años) de una economía que tiene al dólar como moneda oficial.

En Ecuador,  los indígenas siempre han estados asociados con los cambio abruptos de gobierno. Entre 1997 y 2005, tres mandatarios cayeron por la presión de sus protestas callejeras: Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez.

Y aun así Moreno adoptó la impopular medida la semana pasada, como parte de un acuerdo con el FMI para recibir millonarios préstamos (más de 4.000 millones) destinados a aliviar el elevado déficit y la falta de liquidez de la dolarizada economía, castigada por los bajos precios del petróleo y un excesivo gasto público en tiempos de "vacas gordas".