México.-La selección mexicana de fútbol sub-20 volvió a perder, en esta ocasión ante Ecuador por 1-0, y fue eliminada oficialmente del Mundial de la especialidad celebrado en Polonia con un histórico récord negativo.

El "Tri, comandado por el criticado Diego Ramírez, terminó su participación en el grupo B con cero puntos, algo que nunca había sucedido en esta categoría.

Además, contando las participaciones de México en Mundiales sub-17, sub-20 y sub-23, nunca los aztecas perdieron los tres partidos de la fase de grupos, ni siquiera en Juegos Olímpicos.

En la selección mayor sólo ocurrió una vez, durante el Mundial de Argentina en 1978, cuando el conjunto azteca tuvo su peor actuación en la historia de estos torneos.

Para Ramírez y compañía, severamente criticados por la actuación de México en tierras polacas, no hay buenas noticias. También tuvieron la peor diferencia de goles de un equipo mexicano sub-20 en Mundiales de la especialidad (cinco goles en contra).

El partido volvió a ser la misma pesadilla para los mexicanos que las derrotas ante Italia (2-1) y ante Japón (3-0). El rival fue superior durante la abrumadora mayoría del encuentro y el resultado quedó corto con respecto a la diferencia en la cancha entre Ecuador y México.

Los sudamericanos acabaron imponiéndose con la anotación de Gonzalo Plata apenas a los 12 minutos del inicio del partido. Sin embargo, los aztecas no mostraron ni reacción ni juego en equipo. En varias ocasiones fueron salvados por su portero, Carlos Higuera, o por la suerte, ya que una jugada peligrosa de los ecuatorianos pegó en un poste.

México culminó así una participación "desastrosa", de acuerdo con medios locales, y que contrasta con la buena actuación del equipo en el Mundial de 2017 en Corea del Sur, donde el "Tri" fue eliminado en cuartos de final por el que sería el futuro campeón del torneo, Inglaterra.

Lejos quedan el tercer lugar que consiguieron en Colombia 2011 y el subcampeonato alcanzado en Túnez en 1977.

Las principales críticas del fracaso de la selección menor caen ahora sobre el técnico Ramírez, de 37 años. Antes, fue auxiliar técnico de Miguel "Piojo" Herrera y trabajó en diferentes cuerpos técnicos en la Federación mexicana.

Su padre es Jesús Ramírez, actual director deportivo de los Pumas de la Liga MX, el entrenador de la selección mexicana campeona del mundo sub-17 de 2005.