La justicia ecuatoriana ordenó hoy una investigación urgente, bajo el delito de terrorismo, sobre los atentados con bombas caseras ocurridos en Guayaquil contra dos diarios de circulación nacional.

El fiscal de Guayaquil, Paúl Ponce, ordenó el reconocimiento del lugar de las explosiones y tomar declaraciones de trabajadores y vecinos que pudieron haber presenciado los delitos, además de pedir al Servicio Integrado de Seguridad los videos de las cámaras de seguridad que hay en esos sitios.

“El hecho nos pone ante un delito de terrorismo tipificado (...), que tiene que ver con aquellos actos que personas o grupos de personas, a través de estos medios violentos, quieren inducir a la población al terror, al miedo, a la desestabilización y atentan contra la integridad y libertad de las personas”, expresó Ponce.

Explicó que este tipo de delitos contempla penas de 10 a 13 años de prisión.

De acuerdo con los fragmentos recogidos por agentes de la Policía Nacional, estos atentados y el ocurrido hace dos semanas contra la sede del oficialista movimiento Alianza País en Guayaquil, han sido reivindicados por un grupo autodenominado Frente de Liberación Nacional.

En su cuenta de la red social Twitter, el Ministerio del Interior indicó que las “bombas panfletarias serían de origen casero y a base de pólvora”.