Regidores del municipio de Florencio Villareal enviaron al Congreso del estado una demanda de revocación de mandato en contra de la presidenta municipal, la perredista Emisel Liosiol Molina González, a quien acusan de tratos indignos y no pagarles salarios.

De acuerdo con este grupo de trabajadores, la alcaldesa de Florencio Villareal, municipio de la Costa Chica del estado, les debe tres quincenas, correspondientes a los meses de marzo y abril.

Durante la sesión del martes, se informó al Pleno que el área  de Oficialía Mayor la entrega del oficio de denuncia de revocación de mandato a la alcaldesa de Florencio Villareal.

Esa petición fue presentada por los regidores Irving Noé Marcial Román (PRI), María del Carmen Bahena Wences (PRI), Isidro Gatica Ríos (Partido Verde), y Crispín Molina Jijón (Partido Nueva Alianza).

En el documento, se señala que la presidenta municipal, Emisel Liosiol Molina González, no ha tratado de manera diga a los integrantes del Cabildo, además que no han cobrado dos quincenas razones por las que iniciaron el procedimiento legal en su contra.

El oficio del procedimiento administrativo sería turnado a la Comisión Instructora que preside el diputado panista Iván Pachuca Domínguez, y está Comisión llamaría a quienes acusan para ratificar la denuncia; de ser así, continuaría un proceso de juicio de revocación de mandato, en donde las partes aportarán pruebas a favor y en contra a fin de que la Comisión emita un dictamen y este sea votado por el Pleno.

Desde el primero de marzo pasado, los regidores denunciaron en medios de comunicación que en la sesión de cabildo que se llevó a cabo ese día, la presidenta municipal los obligó a firmar una acta de cabildo para que el sueldo de los regidores disminuyera de 12 mil a ocho mil pesos quincenales.

El argumento que les dio es que no existen recursos suficientes en la administración municipal, al mismo tiempo que acusaron, varias personas cobran un salario en la nómina municipal sin realizar un trabajo.

En otro caso, la regidora del municipio de Copanatoyac, Alejandrina Pereda Balderas, solicitó que el Congreso del estado acepte su renuncia al cargo bajo la justificación de atender asuntos personales relacionados con atención médica.

En el documento solicita que la ciudadana Reyna Olivares Rutilio sea llamada para que asuma el cargo de regidora propietaria.