Ciudad de México.- La tristeza por estar lejos de su familia, la soledad y la difícil adaptación han quedado atrás, dijo el zaguero mexicano Edson Álvarez tras un ejercicio de autocrítica.

“Ya un año, pasó muy rápido, fue un año con cosas buenas y no tan buenas en lo deportivo y fuera de la cancha. Tuve partidos buenos, hice dos goles importantes, pero el tema de mi familia me afectó mucho, me siento feliz y con toda la energía.

“Claro que llegué con miedo, como todo jugador nuevo, mis compañeros argentinos me ayudaron por la cuestión del idioma, es más fácil acercarte a ellos y preguntar las cosas. Después fui entendiendo el sistema”, comentó Álvarez en una entrevista difundida por su club.

Sobre las diferencias en el trabajo del balompié holandés y el mexicano, con el América, el defensa tricolor, explicó que son “totalmente diferentes en intensidad, es correr, en México tenías más tiempo de recuperación, acá es intensidad al cien por ciento, con el día con día me voy adaptando”. 

Edson también recordó los momentos que quedó relegado a la suplencia, cuando acarreaba buenas actuaciones con el conjunto de Amsterdam. 

“Cuando llegué, me sentí bien, al ritmo del equipo, jugué partidos importantes, pero vienen decisiones que no me corresponden -son del técnico Erik ten Hag- y dejé de jugar, pierdes mucho ritmo, pero pienso en dejar todo lo malo atrás, estoy muy contento y convencido que puede ser una gran temporada para mí.

“Son decisiones técnicas, trataba de entrenar con lo mejor de mí, me faltaba la motivación de mi familia, es importante, pero todo eso hay que  dejarlo atrás, ya sé lo que es estar aquí, es un año importante, porque puedo dar más, ése es mi objetivo”.

En su estadía en Europa, el zaguero mexicano suma 12 partidos en la Eredivisie (557 minutos), seis en UEFA Champions League (376’ y un gol), tres en la Copa de Holanda (261’), uno de clasificación a ‘Champions’ (89’ y un gol) y uno en Europa League (67’).