En 1950, Robert Schuman, entonces ministro de Exteriores francés, dijo la denominada "Declaración Schuman", misma que proponía la primera integración de los países europeos, impulsando la creación de la primera Comunidad Europea, la del Carbón y el Acero.

En 1985, durante la Cumbre de Milán, varios jefes de Estado decidieron honrar el hecho instituyendo el Día de Europa, el cual se ha venido celebrando de forma anual consecutiva cada 9 de mayo.

El día es un símbolo exclusivo de la Unión Europea, pero los otros símbolos como la bandera y el himno representan a toda Europa por cuestiones de agrupaciones.

Sin embargo, pese a que la celebración es oficial, su festejo no se compara al de las fiestas regionales de cada país, e incluso, la fecha es un día laborable en la Unión Europea.

Para celebrarlo, las instituciones como el Parlamento europeo y la Comisión europea, junto a distintos organismos y administraciones, organizan toda una serie de eventos y actividades gratuitas a lo largo de su geografía.