#A sangre fría

Ejecutan dos hombres a bordo de auto sobre la Autopista del Sol

La doble ejecución se registró en los carriles que van en dirección a la Ciudad de México, en el municipio de Xochitepec, Morelos.

Por Héctor Raúl González, 2019-06-19 22:45

Cuernavaca, Morelos.- Dos hombres, padre e hijo, fueron asesinados a balazos mientras circulaban a bordo de un automóvil en la Autopista México-Cuernavaca, en el municipio de Xochitepec.

La doble ejecución se registró en los carriles que van en dirección a la Ciudad de México, a la altura del Tecnológico de Monterrey.

Alrededor de las 18:45 horas se reportó a la Policía sobre el ataque a balazos en la autopista, en las inmediaciones del kilómetro 107.

Adentro de un vehículo Nissan, Almera, color negro, con placas de circulación de Tlaxcala, quedaron los cuerpos de los dos hombres, identificados como padre e hijo.

Los occisos presentaron lesiones por arma de fuego en cara y pecho, además en el parabrisas del vehículo se contabilizaron 9 impactos de bala.

Posteriormente, el personal del Servicio Médico Forense (Semefo) realizó el levantamiento del cuerpo de las víctimas.

La Fiscalía General del Estado emitió una tarjeta informativa en la que señala que una de las víctimas minutos antes había salido libre del Centro de Reinserción Social Morelos, en Xochitepec y que su padre es quien había ido a recogerlo.

«En el lugar fueron embalados y asegurados distintos indicios balísticos de diferente calibre para el estudio correspondiente. A través de las acciones de identificación humana, se estableció la identidad de los occisos como Braulio “N” y Luis Alberto “N”; padre e hijo respectivamente.

«De acuerdo a informes, Luis Alberto “N” habría salido en libertad del Centro de Reinserción Social “Morelos”, en donde habría estado recluido por delitos contra la salud, y era su padre de nombre Braulio quien habría pasado por él al centro de reclusión», informó la dependencia estatal.

#A sangre fría

Ademas de cadena perpetua Chapo deberá pagar 12 mil mdd; indagan fortuna

Juez de NY le exige que entregue 12 mil 600 mdd; su defensa niega que haya tal dinero; México indaga a cuánto ascinde su fortuna.

Por Redacción, 2019-07-18 12:17

México.-Junto con la sentencia a cadena perpetua más 30 años impuesta ayer a Joaquín El Chapo Guzmán Loera, el juez federal de Brooklyn, Nueva York, Brian Cogan, lo condenó a pagar 12 mil 600 millones de dólares, una fortuna cuya existencia pone en duda la defensa del capo.

En México, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto Castillo, aseguró que se trabaja de manera coordinada con la embajada y las agencias de Estados Unidos para investigar las cuentas de El Chapo.

Como pidió la fiscalía, el juez Cogan ordenó la confiscación de los más de 12 mil millones al sentenciado como compensación al tráfico de miles de toneladas de drogas entre México y Estados Unidos. La cifra fue calculada con base en la noción de que el líder del Cártel de Sinaloa comercializó 528 mil 276 kilogramos de cocaína, 202 kilos de heroína y 423 mil kilos de marihuana.

Sin embargo, Jeffrey Lichtman, uno de los abogados del capo mexicano, ha afirmado que en realidad el cálculo “es mayormente un ejercicio académico, debido a que el gobierno de Estados Unidos nunca ha ubicado ni identificado un centavo de estos millones de dólares en ganancias que presuntamente generó el señor Guzmán”.

Ayer insistió en que ese dinero forma parte “de esta ficción”, como llamó al llamado juicio del siglo, en el que El Chapo fue condenado por 10 delitos relacionados con el narcotráfico. “Si no hay activos, él no puede pagar nada”, dijo.

José Luis González Meza, abogado de El Chapo en México, señaló ayer a medios, al término de la audiencia de sentencia, que el dinero que el gobierno de Estados Unidos afirma que su cliente obtuvo con el tráfico de drogas “se generó en México (…) El dinero no pertenece al gobierno de Estados Unidos, sino al de México”.

Las autoridades estadounidenses no han dicho cómo pretenden lograr que el acusado entregue el supuesto dinero.

De acuerdo con Nieto Castillo, de la UIF, “estamos trabajando de forma coordinada con la embajada de Estados Unidos y las agencias estadounidenses en todos los casos relacionados con el señor Guzmán”.

En entrevista en Palacio Nacional, explicó que en estos momentos la Unidad de Inteligencia Financiera se encuentra en proceso de recepción y análisis de la información con la que se cuenta.

Recordó que como parte de la estrategia contra la delincuencia organizada, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha congelado cuentas y activos para mermar su capacidad económica.

Refirió que en el caso del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz, El Marro, le fueron congeladas cuentas por 35 millones de pesos.

En cuanto al Cártel Jalisco Nueva Generación, comentó que “les hemos congelado una cuenta 2 millones de dólares y en otra cuenta 24 millones de pesos, en realidad hemos congelado más de 27 cuentas vinculadas con el cártel”.

Muchos esperaban que el juicio a El Chapo arrojara luz sobre las redes financieras que usó, dado que uno de los 10 cargos por los que fue hallado culpable es lavado de dinero, pero no fue así. “La evidencia que surgió del juicio sobre corrupción de las redes financieras, en especial, fue mínima”, sostiene Malcolm Beith, autor del libro El último narco sobre Guzmán, en declaraciones citadas por la cadena británica BBC.

Mucho antes del juicio se reveló que el banco británico HSBC movió 881 millones de dólares de organizaciones del narco, incluyendo al Cártel de Sinaloa, pero en 2012 el banco llegó a un acuerdo para evitar cargos penales a cambio de pagar una multa de mil 900 millones de dólares, recordó la BBC.

Por lo general, el gobierno estadounidense deposita los bienes confiscados a narcos en el Assets Forfeiture Fund, un Fondo del Departamento de Justicia, y se usa para pagar compensaciones a víctimas de delitos del narcotráfico o para financiar investigaciones sobre el tema o comprar equipos.

#A sangre fría

Cárteles de drogas mexicanos hacen de las suyas en Colombia

A estas células criminales no les interesa fomentar la guerra entre las organizaciones criminales colombianas ni tomar partido por una de ellas, tampoco tener el control de un territorio.

Por Redacción, 2019-07-18 11:43

México.- No solo existen emisarios en Colombia llegados desde Sinaloa, reportes policiales también advierten de la presencia de miembros del Cartel de Jalisco Nueva Generación e incluso de Los Zetas.

A los carteles de México no les interesa fomentar la guerra entre las organizaciones criminales colombianas ni tomar partido por una de ellas, tampoco tener el control de un territorio, como sí lo hacen en su país.

Lo que buscan, en esencia, es abaratar costos.

“Actúan como empresarios que invierten en una franquicia. Ya no se quedan en México esperando a que les vendan la cocaína en 12 dólares o 15 mil, sino que vienen para acá y compran a los laboratorios directamente. Incluso invierten en los laboratorios y consiguen el kilo en 2 mil dólares o menos”, señala Daniel Rico.

El experto añade que esta estrategia no solo elimina a los intermediarios, sino que les garantiza obtener un producto de calidad.

“Durante muchos años a los mexicanos les vendían cocaína mezclada con otras sustancias y eso ha venido cambiando”, concluye.

Los predecesores de Joaquín Guzmán Loera fueron los primeros en aproximarse a Colombia, después el Chapo supo aprovechar ese mercado abierto para convertirse en multimillonario.

Y los que le siguen, han demostrado que son capaces de adaptarse a las nuevas condiciones que se viven en el país. La presencia de narcos de México en el país no es nueva, pero por diferentes razones su influencia ha crecido en los últimos años. Ellos no necesitan traer sus ejércitos ni instalarse en grandes extensiones de terreno.

Llegan a Colombia, identifican a las organizaciones que les pueden ofrecer lo que buscan (cocaína, logística de traslado de la mercancía o seguridad), las contratan, pagan y se van.

Otro factor determinante y más reciente es que ya no está la exguerrilla de las FARC como regulador en varios territorios que ahora se han convertido en zonas de disputa entre bandas criminales, paramilitares y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Su inmensa capacidad económica les da la ventaja decisiva para contratar a las organizaciones colombianas, exigirles un producto de calidad e imponerles plazos de entrega.

La Defensoría del Pueblo no es la única entidad que ha advertido del incremento de la influencia de los narcos provenientes de México, la Fiscalía y el gobierno también lo han hecho y señalan que su presencia está en al menos 10 de los 32 departamentos de Colombia.

Para los carteles de Cali y Medellín, los mexicanos eran sobre todo sinónimo de mano de obra en los 80.

México ni siquiera era la plaza más importante para ingresar cocaína a Estados Unidos, como sí lo eran las rutas por Las Bahamas y sus alrededores.

A mediados de los 90, esa situación comienza a cambiar en medio de la caída de los dos grandes carteles y la guerra entre las organizaciones de narcotraficantes colombianas que luchaban entre ellas para remplazarlas.

“En los años 80 había estructuras como la de Pablo Escobar o la de los hermanos Rodríguez Orejuela que eran capaces de controlar desde el cultivo, la producción, la transformación de la hoja en cocaína, el traslado de la mercancía en lanchas o aviones y la distribución en las calles de Estados Unidos, pero eso cambió mucho», explica a BBC Mundo el investigador Daniel Rico.

El profesor universitario y consultor internacional en la materia explica que, en Colombia, desde el fin de los dos grandes carteles, las organizaciones que quedaron solo pueden controlar alguno de los eslabones de la cadena y desde entonces los mexicanos tomaron protagonismo.

“El ingreso promedio de los narcotraficantes colombianos se redujo a un tercio porque las principales organizaciones mexicanas comenzaron a comprar de manera directa acá. La ganancia, por ejemplo, por un kilo de cocaína pasó de 20 mil dólares a 7 mil”, indica el experto.

Rico añade que, desde entonces, los carteles de México aprovechan que los grupos criminales de Colombia necesitan de sus recursos para financiar sus disputas territoriales y con ello se garantizan la cocaína que necesitan.

De acuerdo a estimaciones de la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA por su sigla en inglés), el 82% de la cocaína salida de Colombia rumbo a Estados Unidos pasa por Centroamérica o México.

La salida de las FARC, que tenían presencia fuerte en la mayoría de las zonas de cultivo de coca, supuso nuevos enfrentamientos entre organizaciones como el Clan del Golfo, los Rastrojos y el ELN, entre otras, en departamentos como Cauca, Chocó, Córdoba, Nariño y Valle del Cauca.

La desmovilización del grupo armado no solo supuso el incremento de la violencia entre bandas criminales, también un aumento de las plantaciones de coca que alcanzó cifras récord.

Según el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la Organización de Naciones Unidas, en la última medición hecha (2017) se estableció que en Colombia existen más de 171 mil hectáreas de coca cultivada, algo nunca antes visto desde que la ONU realiza estas estimaciones.

El reporte correspondiente a 2018 será presentado en los siguientes meses.

Este incremento en las plantaciones, indican los expertos, también supone un aumento lógico en la oferta de clorhidrato de cocaína, pues en Colombia el uso tradicional de la hoja de coca es muy pequeño (a diferencia de países como Bolivia y Perú).

Esta situación fue advertida por Estados Unidos, pero también por los carteles mexicanos.

Es por ello que, de acuerdo al portal de investigación Verdad Abierta, estas organizaciones comenzaron a relacionarse con grupos colombianos dedicados desde los cultivos y la producción de pasta base, hasta la exportación y distribución local para el narcomenudeo.

El jefe de operaciones de la policía antinarcóticos colombiana, Carlos Bueno, sostiene que los emisarios mexicanos quieren eliminar a los intermediarios y por eso desembarcaron en Colombia.

“Entendemos que han venido a hacer parte de la cadena. Han venido a contactar las organizaciones ellos mismos y para verificar el producto, la cocaína que están comprando, y, posteriormente, enviando a México”, dijo el coronel.

En abril de este año, Bueno dirigió el operativo que terminó en la captura en Bogotá de alias Rafa, emisario de Ismael “Mayo” Zambada y el Cartel de Sinaloa en Colombia.

El excomandante de las FARC y ahora prófugo de la justicia Jesús Santrich es acusado por la Fiscalía de Colombia y por Estados Unidos de conspirar para entregar cocaína a la organización criminal sinaloense. (Informe BBC Mundo).

#A sangre fría

Balean a funcionario en plena delegación del IMSS en Acapulco

En el acceso, fue encontrado herido por arma de fuego el jefe de Departamento de Afiliación y Vigencias, Martín Fernando Ruiz.

Por Alejandro Ortiz, 2019-07-18 11:13

México.- La mañana de este jueves fue baleado en el Centro de Acapulco el jefe de departamento de Afiliación y Vigencias del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), delegación Guerrero, y recibió atención médica.

De acuerdo con información oficial, alrededor de las 9:30 de la mañana se reportaron detonaciones de arma de fuego en el acceso principal a la delegación del IMSS estatal, ubicada en la transitada avenida Cuauhtémoc.

En el lugar fue encontrado herido por arma de fuego el jefe de Departamento de Afiliación y Vigencias del IMSS, Martín Fernando Ruiz.

Según las primeras investigaciones, el funcionario del IMSS arribaba a sus oficinas en su vehículo, cuando fue atacado por civiles armados que posteriormente se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Alrededor de las 10:40 de la mañana fuentes de seguridad señalaron que Martín Fernando recibe atención médica en la sala de urgencias del hospital Vicente Guerrero.

Las acciones de violencia provocaron crisis nerviosas en las personas que estaban en la zona, que fueron atendidas por personal paramédico de la Cruz Roja Mexicana.