En seis meses deberá estar el nuevo personal capacitado y reclutado

El gobierno del estado confirmó que este lunes el Ejército mexicano tomó el control de los Centro de Comunicación, Control y Cómputo (C4) de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, como parte de los acuerdos que tomaron con el secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong en la última reunión del gabinete federal.

En un comunicado de prensa, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal informó que los C-4 pasaran a su cargo, y en un plazo no mayor a seis meses deberán de “reclutar” y “capacitar” al nuevo personal con el “perfil adecuado”.

“Que permita desempeñarse con mayor acierto en estas áreas sumamente sensibles para la seguridad pública del Estado (…) esta acción de transferir temporalmente los C-4 a personal de la Secretaría de la Defensa Nacional contribuirá de manera significativa al mejoramiento del servicio que se brinda a la sociedad a través del sistema de emergencias 066 y 089”, señaló el comunicado.

En cuanto al personal de los C-4, explicó la SSP de Guerrero, serán reubicados a un nuevo centro de trabajo de la dependencia, que dependerán de sus perfiles y condición laboral, como les fue establecido desde la semana pasada por los propios mandos.

“No significa que estas personas no puedan volver a laborar en los C-4, sino que por ser un área sensible, deberán a partir de la fecha, acreditar la formación técnica y policial correspondiente, así como las pruebas de control y confianza”, indicó el gobierno estatal.

Por último, la Secretaría de Seguridad Pública afirmó que el relevo del personal militar se dio en un “ambiente de total respeto”, y que los mandos ya habían notificado a los trabajadores que serían transferidos a otros centros de trabajo.