Guerrero.- Luego de una serie de hechos -hasta ahora confusos-, policías del estado y Ejército Mexicano, liberaron a ocho trabajadores mineros retenidos y tomaron el control de seguridad de la mina de Cocula, ubicada entre las comunidades de Real del Limón, La Fundición, Atzala y Nuevo Balsas.

A través de un comunicado, el vocero de seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia dio a conocer que por una denuncia se conoció que un grupo de pobladores mantenían retenidos al jefe de seguridad de la minera Media Luna y otros siete trabajadores.

Aunque Álvarez Heredia no detalló la cantidad de policías que participaron del operativo, pero fuentes de seguridad informaron que fue un grupo de más de 200 policías del estado, ministeriales e integrantes de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con el parte oficial, difundido por Álvarez Heredia, los hechos tuvieron lugar en el poblado de Real del Limón y se originaron por el cambio de sindicato de trabajadores de la mina, tema que ha paralizado las actividades de extracción desde los primeros días de noviembre del 2017.

"Por este motivo, elementos de la Policía de Estado y agentes ministeriales de la Fiscalía General del Estado con el apoyo del Ejército Mexicano se trasladaron a dicha comunidad, con apoyo desde el aire de un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado"

"Paralelamente, se inició un protocolo de negociación con los trabajadores, que permitió que las personas en cautiverio hayan recobrado su libertad, gracias a la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado, acompañados por el Ejército Mexicano", señala el comunicado.

Cabe destacar que hasta el momento, y como parte de las protestas, de uno de los grupos de pobladores, más de 200 habitantes de Atzala bloquean la entrada a su comunidad que es de los principales accesos a la mina.