Guerrero.- Santiago 'N', El Carrete, líder de Los Rojos, acusado de delincuencia organizada, delitos contra la salud y secuestro ha sido ligado con la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa.

A Santiago 'N' se le acusa de encabezar células dedicadas al secuestro y al tráfico de droga, tanto en Morelos como en Guerrero. Según la información de la dependencia también se le conocía como El Señor de Los Caballos, El Ocho de Sonoita o El Ocho.

Para los autoridades, Mazari encabeza también un grupo de 13 integrantes de la delincuencia organizada vinculados a los delitos contra la salud y el secuestro.

"El Carrete" encabezaba una la lista de los 15 criminales más buscados en Morelos, según informó en 2015 el Comisionado Estatal de Seguridad, Alberto Capella Ibarra.

Santiago Mazari

Además ha sido mencionado en el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa como la persona que supuestamente envió a los estudiantes a Iguala.

En declaraciones ministeriales, El Cepillo señaló que al interrogar a uno de los normalistas, éste le reveló que su presencia en Iguala fue porque los envió El Carrete, quien a su vez había pagado dinero al director de la escuela rural.

El estudiante, según El Cepillo, le manifestó que “los desmadres” que pretendían llevar a cabo en Iguala, iban hacerlos en coordinación con integrantes de Los Rojos.

Durante las investigaciones, el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, informó que El Cepillo había comentado que un grupo de Los Rojos le pidió al director de la escuela que hiciera el trabajo para generar disturbios en contra del alcalde.

"(El Cepillo) dice que le dijeron que un señor (Santiago 'N', El Carrete) del grupo de Los Rojos que opera en Morelos le pidió al director de la escuela que le hiciera el trabajo (para generar disturbios en contra) de José Luis Abarca Velázquez), es un dicen, es un tercero en oírse, entonces el valor jurídico es muy bajo. "Nosotros estamos empezando (a investigar), vamos a ver qué de cierto tiene (las declaraciones)”, subrayó Murillo en entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula.

De acuerdo con la PGR, El Carrete realizaba sus actividades delincuenciales principalmente en los municipios de Tetecala, Jojutla, Zacatepec, Amacuzac y Puente de Ixtla.

Las autoridades de Morelos lo vincularon con el asesinato de Gisela Mota, alcaldesa de Temixco, ocurrido el pasado 2 de enero. Aunque nunca se le imputó algún hecho, el grupo criminal que se vinculaba con los detenidos era el del cártel de Los Rojos.

De acuerdo con las investigaciones, este grupo ingresó por la fuerza al inmueble y tras golpear a varios de los miembros de la familia, los reunieron en la sala y frente a ellos ultimaron a la también ex diputada federal.

Con información de Rubén Mosso