México.- Joaquín El Chapo Guzmán Loera apeló su condena de cadena perpetua “por drogas, armas y lavado de dinero, derivadas de su presunto liderazgo del cártel de Sinaloa”, a través de un escrito entregado por su abogado, Marc Fernich, a la Corte del Segundo Distrito en Nueva York, en Estados Unidos.

Mark Fernich comentó que el supuesto impulso de juzgar a un personaje así, por natural que sea, “debe resistirse” e indicó que “una promesa fundamental del sistema de justicia penal es que incluso los peores entre nosotros merecen ser juzgados y castigados legalmente”.

En el documento, la defensa de El Chapo alega que uno de los errores es que el tribunal de distrito “denegó ingresar una moción” de Guzmán Lorea, quien alegaba “violaciones de especialidad en su extradición de México a Estados Unidos”.

Una más, refiere que el gobierno colmó al acusado de restricciones previas al juicio “sin precedentes”, como retenerle información confidencial, además de las “medidas administrativas especiales y opresivas”, como el confinamiento solitario y una “onerosa orden de protección” que violó los derechos de la quinta y sexta enmienda y el debido proceso obligatorio que da vía a un juicio justo.

Chapo

Chapo

En otro punto, afirman que el gobierno “interceptó conversaciones telefónicas inculpatorias irracionalmente adscritas a Guzmán”, lo que representa una violación a la cuarta enmienda, mismo derecho constitucional que no se respetó cuando “el gobierno buscó ilegalmente mensajes de texto inculpatorios”, presuntamente relativos al narcotraficante y “los descargó sin tener el poder para emitir garantías de búsquedas de datos electrónicos”.

La apelación también acusa que el juez Cogan desechó la moción ingresada en su momento por la defensa de Guzmán Loera, la cual señalaba violaciones de dos miembros del jurado que aceptaron haber monitoreado las noticias relativas al juicio.

Además de que la filtración por parte de los investigadores del FBI a varios medios, en los días que el jurado debatía, y que señalaban sin pruebas, que El Chapo abusaba de menores de edad.

El documento también alega sobre el abuso del tribunal que desestimó las capacidades del acusado al no permitirle examinar y dejar avanzar su idea de que “su juicio no había sido justo y requería uno nuevo”.

El abogado prometió que en las siguientes dos semanas enviará al tribunal el legajo de pruebas que sustentan sus dichos, con lo cual se abre una nueva etapa en este proceso.