El director general del Penal de El Altiplano, Salvador Almonte Solís afirmó que las acusaciones de maltrato físico y mental que supuestamente Joaquín El Chapo Guzmán es porque busca “victimizarse y desestabilizar al penal”.

Uno de los defensores de El Chapo dio a conocer el lunes pasado un escrito enviado el 15 de febrero al Juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el que Guzmán Loera denuncia que lo dejan dormir por el continuo pase de lista, y eso le ocasiona presión alta y dolores de cabeza continuamente.

También denunció que desde su reaprehensión el pasado 8 de enero, sólo ha podido recibir la visita de su hermana, su esposa Emma Coronel y a su abogado, además de que no ha recibido visita de la Comisión de Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para constatar las violaciones que ha sufrido dentro del penal.

A solicitud del juez, Almonte Solís, dio respuesta a las denuncias de El Chapo a través de un escrito fechado el 17 de febrero en el que afirma:

“En cumplimiento a lo requerido en su comunicación número 935/2016, esta autoridad nunca ha infringido dolor o sufrimiento grave que se traduzcan en actos de tortura en perjuicio del incausado (Joaquín Guzmán Loera), es completamente falso y carecen de sustento las reclamaciones que hace, por ello, no existe ninguna razón para suponer que se encuentre en peligro su vida, su integridad o su salud.”

El comunicado detalla que se respetan los derechos humanos del líder del Cártel de Sinaloa y por ello, en las manifestaciones realizadas al secretario de acuerdos no hay indicios de que los hechos que reprocha configuran en ilícito de tortura, por eso es innecesario ordenar la intervención del ministerio público federal.

“La púnica pretensión del interno es victimizarse y causar un desequilibrio al interior de esta unidad administrativa, evitando la aplicación de las medidas especiales de seguridad que requiere autorizadas por el último párrafo del Artículo 18 de la Constitución.”

Además afirma que existen “pruebas suficientes” dentro del expediente para justificar las medidas tomadas en el caso del capo, por eso su recaptura y permanente custodia es “uno de los objetivos prioritarios del gobierno de la república, además de estar siendo procesado por delitos de delincuencia organizada”.

Almonte Solís destaca que es “completamente falso” que se perturbe el descanso de El Chapo durante la noche o el día, y el hecho de que no haya tenido visita familiar “no es atribuible a esta autoridad, sino que sus familiares no han mostrado interés en cumplir con los requisitos que establece la normatividad ampliamente conocida en cuanto a la autorización de visitas”.