Morelos.- Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos reconoció que sus amigos, familiares y colaboradores son investigados por la Unida de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda del Gobierno federal.

En un comunicado, difundido por la Coordinación de Comunicación Social del Ejecutivo estatal, el Mandatario acepta que las investigaciones de las que dio cuenta el periódico REFORMA existen y que sus familiares, amigos y trabajadores colaboran con la UIF en los diferentes casos.

Lo que pide Blanco en el comunicado de prensa es que se respete la presunción de inocencia de todos ellos, es decir, que no se asuma que son culpables, hasta que san juzgados y encontrados culpables en un juicio.

“En relación a la información publicada por el periódico REFORMA en su edición de hoy, sobre el previamente difundido Caso Primavera, relativo a colaboradores y funcionarios de mi Gobierno que son investigados por la Unidad de Investigación Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR), comunico que en un Estado de Derecho la presunción de inocencia es un derecho fundamental.

“Las opiniones de diputados locales, así como de otras figuras políticas morelenses no deberían de violar la presunción de inocencia de los investigados. Mi responsabilidad como Gobernador es otorgar las facilidades a las autoridades competentes de la UIF y de la FGR para realizar su trabajo. Estoy en la mejor disposición de colaborar con la UIF y la FGR, con el objetivo de esclarecer los hechos que son investigados”, asegura el Gobernador en el comunicado de prensa.

Redes de lavado de dinero y cuentas millonarias de amigos y familiares de Cuauhtémoc Blanco son investigadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR).

El periódico REFORMA publicó el martes que amistades, familiares, su secretario particular y hasta el Jefe de la Oficina de la Gubernatura están en la mira de las autoridades federales por movimientos bancarios millonarios y en algunos casos extraños.

En respuesta “El Cuauh” asegura que sus amigos, familiares y colaboradores señalados han atendido la investigación federal.

“Cabe aclarar que las personas señaladas han dado debido seguimiento y han aportado la documentación comprobatoria que amparan las operaciones comerciales y personales realizadas por ellas mismas”, expresa.

En un intento por deslindarse, Blanco apunta que la investigación abarca un periodo que va de 2012 a 2019, por lo que los delitos que presuntamente cometieron los investigados no ocurrieron necesariamente durante su trabajo como servidor público.

“No omito comentar que el periodo de la investigación de la referida nota periodística data de tiempo atrás, específicamente cubre del 2012 al 2019, por lo que queda desvirtuado que se haya hecho únicamente en mi periodo como funcionario público. Las personas señaladas son personas económicamente activas desde hace muchos años cuyos ingresos provienen de su trabajo”, señala.

Además asegura que adoptará las medidas oportunas una vez que los diversos casos de corrupción sean resueltos.

Hasta el momento Blanco no ha anunciado la separación del cargo de ninguno de sus colaboradores investigados.