Con información de Elibeth D Nicolas

El gobernador del estado de Guerrero, Rogelio Ortega, señaló que los hechos de violencia que suceden en el estado se demuestran que el Estado mexicano está “rebasado”.

Cuestionado sobre si el gobierno del estado estaba rebasado por la delincuencia, Ortega Martínez dijo:

“No, no el gobierno del estado; el Estado mexicano. ¡Por favor!”,  dijo el mandatario estatal asistió a la puesta en marcha del programa de reforestación en el cerro de El Veladero, en Acapulco.

Y agregó:

“No es un problema de Rogelio Ortega, no fue un problema de Ángel Aguirre, ni de Zeferino (Torreblanca), empezó con los primeros decapitados de La Garita (en 2006). Cuando hizo su campaña electoral Zeferino, ni siquiera se podía imaginar alguien de que se iba a enfrentar a este tipo de problemas”.

Aunque Ortega Martínez aseguró que se han tenido resultados al registrarse los homicidios en Acapulco, “cada vez más alejados de la Costera”, advirtió que seguirá habiendo asesinatos en Acapulco.

Cuestionado sobre si como poder Ejecutivo no está obligado a garantizar la seguridad de los ciudadanos, Ortega destacó las peticiones de apoyo realizadas a la Federación, pero reiteró que la delincuencia “es muy fuerte, y por eso el debate”.

Por ello, el gobernador reiteró hoy su deseo de realizar un debate en el estado a miras de regularizar el comercio de drogas en la entidad.

“El crimen organizado ligado al narcotráfico (es) un gran problema estructural. ¿Cómo se puede resolver? En mi opinión, quitando la prohibición”.