#Trendy

El Estado no es una obra de arte; muestra de 23 artistas globales

¿Se puede reconciliar la soberanía nacional con el pluralismo, una sociedad abierta y las sociedades globalizadas en redes integradas y actuales? 23 artistas trabajan sobre estas preguntas.

Por Redacción, 2018-01-09 11:07

¿Se puede reconciliar la soberanía nacional con el pluralismo, una sociedad abierta, y las sociedades globalizadas en redes integradas y actuales? “El Estado no es una Obra de Arte”, busca dar nuevas pistas desde la visión y analice de 23 artistas (incluidas 13 nuevas comisiones) que investigan críticamente estas preguntas desde diferentes perspectivas, lo que nos obliga a mirarlas desde ángulos inesperados.

Por fin una muestra artística que va más allá del jugueteo cliché de las estéticas vacías, “El Estado no es una Obra de Arte” es una exposición tiene como objetivo examinar las problemáticas, las contradicciones y las ideologías fabricadas que subyacen a la nación y al nacionalismo en el panorama sociopolítico europeo en constante transformación.

La exposición está anunciada del 16 de febrero al 29 de abril de 2018, es la exposición insignia de Tallinn Art Hall para este año, comisariada por Katerina Gregos. La muestra colectiva está programada para coincidir con el centenario de la República de Estonia, forma parte de Estonia 100 -las celebraciones del centenario.

En los últimos años, alimentado por la migración masiva de personas que huyen de zonas de guerra, regímenes autoritarios y crisis política o ambiental, el espectro alarmante del nacionalismo ha regresado a Europa, poniendo en peligro la cohesión europea.

“El Estado no es una Obra de Arte”, busca ofrecer una visión más matizada, más allá de las definiciones estereotipadas y las narrativas polarizadas y simplistas que dividen el mundo en binarios de “ellos” frente a “nosotros” impulsados nacionalmente, la exposición pretende resaltar que estos son asuntos muy intrincados, con complejos históricos y sociopolíticos raíces.

Definir nación siempre ha sido un asunto complicado; es imposible reducir la “nacionalidad” a una sola dimensión, y ni las definiciones subjetivas ni las objetivas son satisfactorias, ya que la nación y la nación están en constante fluctuación, se rigen por la ambigüedad y están sujetos a los elementos del artefacto, creación de mitos e ingeniería social .

Como lo han demostrado los referendos recientes, el euroescepticismo divide a las naciones e incluso a las familias. Las desigualdades que han surgido como resultado de la globalización y la creciente homogeneización cultural que ha impulsado, han provocado que las personas anhelen un retorno a las aparentes certezas y el sentimiento de “pertenencia” a una nación o comunidad nacional específica. El producto es una situación paradójica, que provoca una tensión entre el nacionalismo en ascenso en Europa y en sus fronteras, y la realidad de instituciones supranacionales como la UE y sus visiones políticas paneuropeas, las perspectivas transnacionales,

En la Europa multicultural actual, es muy difícil formular criterios objetivos para la nacionalidad, ya que la identidad, el idioma y la etnia son conceptos cada vez más cambiantes y fluidos. Sin embargo, aquellos que predijeron la desaparición del estado-nación parecen haber demostrado ser erróneos. Sin embargo, el modelo del estado nación del siglo XIX y su comprensión exclusiva del nacionalismo son evidentemente problemáticos en vista de un mundo muy diferente de lo que era hace 200 años.

Nuevos modelos de comunidad y pertenencia necesitan ser encontrados. ¿Cómo podemos repensar el estado-nación a la luz de las realidades posnacionales de hoy? ¿Podemos imaginar otros modelos de organización social y estadidad que no requieren identificación con una bandera o pasaporte en particular? ¿Qué otras formas de pertenencia y comunidad fuera del estado-nación podrían fructificar? ¿Podemos o debemos promover la idea de un nacionalismo cívico inclusivo? ¿Se puede reconciliar la soberanía nacional con el pluralismo, una sociedad abierta y las sociedades globalizadas en redes integradas y actuales? El Estado no es una Obra de Arte reúne a 23 artistas (incluidas 13 nuevas comisiones) que investigan críticamente estas preguntas desde diferentes perspectivas, lo que nos obliga a mirarlas desde ángulos inesperados.

La exposición está organizada por Tallinn Art Hall y tendrá lugar en el Tallinn Art Hall y sus salas adicionales, la Galería Art Hall y la Tallinn City Gallery, así como en la cercana Vabaduse Gallery. Se producirá un catálogo de la exposición, con textos de Katerina Gregos, Ivar Sakk, Anthony D. Smith, Jonas Staal y Marek Tamm, diseñados y publicados por Lugemik.

Artistas

Ewa Axelrad / Loulou Cherinet / * Lise Harlev / * Femke Herregraven / * Flo Kasearu / Thomas Kilpper / Szabolcs KissPál / * Stéphanie Lagarde / Ella Littwitz / * Thomas Locher / Cristina Lucas / * Damir Muratov / * Tanja Muravskaja / * Marina Naprushkina / * Kristina Norman / Daniela Ortiz / Katarzyna Przezwańska / * Jaanus Samma / * Ivar Sakk / Larissa Sansour / * Jonas Staal / * Kristina Solomoukha y Paolo Codeluppi /

#Oh-La-La

México, población podrida, ojalá se mueran: vocalista de Pastilla

Según tweets eliminados de su esposa, Victor Monroy se encontraba drogado cuando publicó los mensajes en redes sociales.

Por Redacción, 2018-08-13 18:28

México.- Tras una presentación el 4 de agosto con La Gusana Ciega y Niña en Ciudad de México, Víctor Monroy, vocalista de la banda que logró su popularidad con el disco A Marte del 2006, a través de las redes sociales de su banda, atacó a los mexicanos el 11 de agosto con las siguientes declaraciones:

Al poco rato de estar publicadas, fueron eliminadas y no hay pronunciamiento oficial de la banda. De hecho, la cuenta de Twitter de la banda fue suspendida. Su guitarrista Chuy Michel se desligó de las publicaciones en las redes sociales afirmando que no representa su pensamiento.

 México, población podrida, ojalá se mueran: vocalista de Pastilla

 México, población podrida, ojalá se mueran: vocalista de Pastilla

Este incidente nos trae de recuerdo a los artistas que también han insultado a México como Juan Cicerol -mexicano también- y Tiziano Ferro, quienes ya no son tan queridos por allá. Mientras se pronuncia la banda, aquí hay algunas de las reacciones más graciosas que hay en twitter como respuesta a los mensajes de Victor Monroy.

 

#Trendy

México debería estar en poder de Estados Unidos: Karl Marx

El gran filósofo que cambió el siglo XX con su obra “El Capital” mostró su racismo al hablar de México en diversa ocasiones.

Por Redacción, 2018-08-13 17:51

México.- Más allá del enorme fracaso que ha sido el intento de aplicar sus ideas políticas, Karl Marx es uno de los intelectuales más influyentes en los últimos 200 años. Particularmente, la crítica de Marx al capitalismo -a las estructuras del poder en general- y su establecimiento de fundamentos para las ciencias sociales son sumamente valiosos. Decimos esto en el afán de no hacer revisionismo histórico, pues no creemos que el hecho de que Marx haya sido racista (como veremos) afecte el valor o el interés que pueden tener sus ideas. Asimismo, debemos notar que en su época la mayoría de las personas tenían concepciones que hoy en día llamaríamos racistas. Sería absurdo, por ejemplo, descalificar a Nietzsche por su gran misoginia, siendo que su pensamiento ha sido especialmente influyente en las esferas académicas que han producido los estudios de género y que han impulsado el feminismo.

Ahora bien, en el análisis de la identidad nacional, como parte de una autorreflexión histórica y simplemente por el valor histórico que tiene, no es insignificante notar el pensamiento que expresó Marx sobre los mexicanos. El “racismo” de Marx fue desenterrado por el escritor Nathaniel Weyl en su libro de 1979, Karl Marx, Racist. El autor documenta la existencia de cartas y fragmentos de textos en los que Marx muestra la baja estima que tenía por los judíos (aunque él mismo provenía de una familia judía), los negros y los mexicanos. Sobre los mexicanos, el comentario de Marx vino a propósito del anexo de California a Estados Unidos, el cual le complació pues lo consideró un progreso. Marx creía que los mexicanos y toda América Latina estarían mejor en manos de los estadounidenses, ya que consideraba que la cultura española era “degenerada” y los mexicanos eran todo lo malo de los españoles pero “a la tercera potencia”. Esto es un tanto irónico, pues justamente la mayoría de los movimientos comunistas en América Latina han sido estimulados por ideas “antiyanquis”.

Los españoles están completamente degenerados. Pero, con todo, un español degenerado, un mexicano, constituye un ideal. Todos los vicios, la fanfarronería, bravuconería y donquijotismo de los españoles a la tercera potencia, pero de ninguna manera lo sólido que éstos poseen. La guerra mexicana de guerrillas, una caricatura de la española, y aun las huidas de los regular armies infinitamente superiores. En esto, empero, los españoles no han producido ningún talento como el de Santa Anna.

(Carta de Marx a Engels, 2 de diciembre de 1854, tomado de Karl Marx, Friedrich Engels, Materiales para la historia de América Latina, Cuadernos de Pasado y Presente, Siglo XXI Editores, 1980, p. 2)

Su colaborador Friedrich Engels, apuntaba a su vez:

¿O acaso es una desgracia que la magnífica California haya sido arrancada a los perezosos mexicanos, que no sabían qué hacer con ella?; ¿lo es que los enérgicos yanquis, mediante la rápida explotación de las minas de oro que existen allí, aumenten los medios de circulación, concentren en la costa más apropiada de ese apacible océano, en pocos años, una densa población y un activo comercio, creen grandes ciudades, establezcan líneas de barcos de vapor, tiendan un ferrocarril desde Nueva York a San Francisco, abran en realidad por primera vez el océano Pacífico a la civilización y, por tercera vez en la historia, impriman una nueva orientación al comercio mundial? La “independencia” de algunos españoles en California y Tejas sufrirá con ello, tal vez; la “justicia” y otros principios morales quizás sean vulnerados aquí y allá, ¿pero, qué importa esto frente a tales hechos histórico-universales?

(De la primera parte del artículo “Der demokratische Pauslawismus”, publicada el 15 de febrero de 1849 en la Neue Rheinische Zeitung MEW, t. VI, p. 273-274; tomado de Karl Marx, Friedrich Engels, Materiales para la historia de América Latina, Cuadernos de Pasado y Presente, Siglo XXI Editores, 1980, pp. 189-190)

¿Qué importaba la ética y la justicia de los particulares, en comparación con la marcha indetenible del materialismo histórico hacia el fin del capitalismo y la realización de la utopía comunista? Evidentemente, tal síntesis histórica nunca sucedió -y es difícil pensar que pueda ocurrir- y en este sentido la teoría de Marx, que quería ser científica, dejó mucho que desear.

#Oh-La-La

Esta mujer asegura ser la persona más popular de Tinder

La modelo austríaca de 19 años de edad, dice ser la persona más popular de esta red social, pues ha obtenido más de 5 mil 400 matches en unos meses y miles de superlikes.

Por Redacción, 2018-08-13 17:37

México.- En la popular app de citas Tinder, los usuarios navegan a través de diferentes perfiles a los cuales les pueden dar like pero también superlike (sólo por día para un usuario no prémium). Cuando una persona da un superlike le llega una notificación a la otra persona, quien puede entonces corresponder haciendo un match.

La modelo austríaca Jazz Egger, de 19 años de edad, dice ser la persona más popular de esta red social, pues ha obtenido más de 5 mil 400 matches en unos meses y miles de superlikes. Egger dice que no tenía ni idea de lo popular que era hasta que le enseñó su perfil a una amiga y descubrió que, en promedio, la gente recibe uno o dos superlikes al mes

Por alguna razón Egger, quien vive en Londres, genera un enorme interés entre los usuarios de Tinder, incluidas algunas celebridades. Jazz cree que, por una parte, esto se debe a que viaja mucho -y puede provocar curiosidad también en otros “mercados”- y por la otra, a un mensaje que colocó en su perfil, una especie de disclaimer a través del cual avisa que ya no puede responderles a todos porque se ha vuelto demasiado difícil, así que sólo podrá responder a los mensajes “superinteresantes”. Algunos usuarios, por ejemplo, la han invitado a sus yates en Grecia y cosas por el estilo.

De todos esos matches, Egger dice que sólo ha salido en unas 20 citas. Sin embargo, los beneficios de su alto perfil en Tinder no han sido pocos, ya que asegura que ha obtenido trabajos para modelar gracias a la app. Y seguramente más, ahora que los medios británicos la han postulado como la gran campeona del juego de Tinder.