México.-Fue en febrero de 2019 que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció el despliegue de un operativo para combatir la violencia en Tijuana, ello debido en gran parte a las disputas de grupos criminales para controlar zonas de venta de narcomenudeo, provocando que se recrudecieran los operativos federales en la ciudad.

El primer sospechoso en la mira fue Héctor Manuel Morales Guzmán “El Gallero” tras aparecer una narcomanta en la que se amenazaba de muerte al presidente López Obrador, luego de que anunciara su intención de implementar mayores y más incisivos operativos para combatir al narco en la citada ciudad fronteriza.

Sin embargo, fue David López Jiménez, alias “El Lobo” o “El Cabo 20” al que se le identificó como responsable y firmante de la narcomanta que apareció en medio del operativo especial para pacificar a Tijuana, razón por la que fue detenido por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), así como por miembros de la Policía Estatal Preventiva (PEP) en el operativo realizado en la colonia Vistahermosa.

A pesar de que “El Gallero” no resultó implicado aquella vez, éste mantiene un nexo antagónico con “El Lobo” pues la detención de éste último, se consolido por la alianza que tiene con Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito”, quien disputa en la actualidad el control de Tijuana con Morales Guzmán, líder del Cartel Jalisco en Baja California.

“El Flaquito” pertenece al grupo de resistencia contra el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), célula de la que es líder en conjunto con José Ángel Roque García “El Roque” y “El Cabo 20”, quien ahora se encuentra en prisión tras, presuntamente, haber amenazado de muerte a López Obrador.

En realidad el cártel que lidera Héctor Manuel Morales es un brazo del CJNG, es decir el Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNJ). En perspectiva, actualmente existe una gran rivalidad entre el Cártel de Sinaloa (CDS) y el Cártel Jalisco Nueva Generación por controlar la plaza de Tijuana, razón por la que se ha incrementado la violencia en dicha zona.

Durante varias décadas la plaza estuvo controlada por los hermanos Arellano Félix, que al final, sucumbieron ante el poder del Cártel de Sinaloa y desaparecieron del mapa; siendo el Cártel Tijuana Nueva Generación un brazo del CJNG, el camino de “El Gallero” en el mundo del narcotráfico comienza a tomar forma.

Tomando en cuenta que quien lidera al CJNG es Nemesio Oseguera Cervantes alías “El Mencho” y que éste tiene presencia en 22 de los 32 estados de la República Mexicana, conforme a la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés), no es casualidad que Héctor Manuel Morales Guzmán “El Gallero” y Nemesio Oseguera sean compadres.

Conforme a información provista por el Semanario Zeta, dentro del primer círculo de colaboradores de “El Gallero” se encuentran ex miembros y desertores del Cártel de Sinaloa y de los sicarios de los Arellano Félix.

En su momento “El Gallero” coordinaba la eliminación de integrantes de células antagónicas, principalmente aquellas pertenecientes a los Arellano Félix, además de recibir órdenes de “El Mencho”. Su alias se basa en una analogía con las peleas de gallos en las que el gallero es la persona que los mantiene cubiertos hasta que los suelta para el combate.

Básicamente el Cártel Tijuana Nueva Generación representa la fusión de “El Mencho” con los Arellano Félix, por lo que en algún momento se enfrentaron a “El Chapo”, cuyo cártel dominó de manera delictiva en el país a lo largo de los primeros 15 años del siglo XXI, hasta que apareció “El Mencho”.

EL CJNG, de contar con células criminales asentadas sólo en Jalisco y Michoacán, se expandió a estados como Colima, Guerrero, Nayarit, Guanajuato, Morelos y Veracruz, siendo la ciudad de Tijuana el estrecho por donde cruzan cocaína, heroína, fentanilo y metanfetamina

Desde su filtración como célula delictiva el CJNG, sumado a la creación del Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNJ), ha incrementado la violencia en la zona en un 249% conforme a cifras oficiales, pues en tan sólo tres años los asesinatos se elevaron de 899 en 2015 a 3,136 en 2018.

A pesar de ser compadre de “El Mencho” y líder del Cártel Tijuana Nueva Generación, “El Gallero” sólo tiene un antecedente penal basado en la posesión de armas durante 2012. Autoridades estadounidenses consideran a “El Gallero” como a uno de los principales introductores de droga a su país; Morales Guzmán se encuentra desaparecido desde el 4 de mayo de 2019.