Ciudad de México.- “La consulta popular de juicio a los expresidentes quiere decir que la nación entra a una etapa nueva, que ya no se puede permitir la corrupción y la impunidad”, indicó la mañana de este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Señaló que en delante no debe haber privilegios, abuso de autoridad ni prepotencia de los servidores públicos.

“No deben cometerse delitos que han afectado mucho al pueblo y a la nación, por ejemplo la corrupción, con la que se ha dejado de entregar a la gente recursos económicos por desvíos en beneficio de unos cuantos”, puntualizó.

López Obrador indicó que con la corrupción México se fue convirtiendo en un país con una monstruosa desigualdad económica y social, donde muchos tienen poco y pocos tienen mucho.

“Eso no fue producto del esfuerzo del trabajo, de la dedicación del sector empresarial, como sucede en otros países, sino por la insultante concentración de la riqueza que se produjo por la corrupción que imperó durante mucho tiempo”, acusó,

Dijo que el saqueo de los traficantes de influencias, que se hicieron inmensamente ricos, ni siquiera se compara con lo que sucedió durante los tres siglos de dominación colonial.

Insistió en que no se puede quedar callado cuando la seguridad de todos estaba en manos de la delincuencia organizada o la delincuencia de cuello blanco.

“Para evitar que regresen los corruptos, los conservadores corruptos, que no es una fantasía, porque hasta los intelectuales orgánicos, lo están planteando, es importante seguir haciendo conciencia”, destacó.