Ciudad de México.-Las recientes declaraciones de la ex embajadora estadounidense, Roberta Jacobson, sobre el caso del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna y el ex presidente Felipe Calderón, y sus nexos con el crimen organizado; han puesto nuevamente en la agenda pública a Ismael “El Mayo” Zambada y el poder corruptor del Cártel de Sinaloa.

“El gobierno de Felipe Calderón tenía en su poder la información sobre los nexos de Genaro García Luna con el narcotráfico cuando éste fungía como titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP)”, difundió el semanario Proceso, según el testimonio de Jacobson.

Si bien, luego de lo publicado en Proceso la exembajadora aclaró lo que dijo por medio de su cuenta de Twitter, y escribió: "Nunca vi ninguna información corroborada de participación en el tráfico de drogas”; ya anteriormente, la periodista especializada en temas de delincuencia organizada, Anabel Hernández, con sus investigaciones ha revelado datos que van en el mismo sentido a lo que se referió Jacobson.

"La información que yo tengo absolutamente corroborada, directamente corroborada, es que el señor Felipe Calderón sí supo; sí hubo alguien de su Gabinete que le advirtió directamente, que narcotraficantes, que estaban extraditados en Estados Unidos o que estaban siendo detenidos en México durante su Gobierno, estaban señalando con mucho detalle las relaciones que el señor Genaro García Luna tenía con ‘El Chapo’ [Joaquín Guzmán Loera], con ‘El Mayo’ Zambada [Ismael Zambada García], con el Cártel de Sinaloa, a lo que el Presidente de la República prefirió no hacer nada”, aseguró Hernández en una entrevista en el programa La Octava.

"Escribí el libro ´Los cómplices del presidente´, justamente de su relación de complicidad con el señor Felipe Calderón, que en aquel entonces era su Jefe, el Presidente de la República, y después escribí el libro Los señores del narco, que por cierto me costó que este hombre, Genaro García Luna, cuando era muy potente, el más poderoso Secretario de Estado de aquellos tiempos y el más poderoso policía de aquellos tiempos, bueno cuando había contratado personas para asesinarme, hecho que por cierto me fue corroborado por agentes del Gobierno de Estados Unidos unos meses antes de que Genaro García Luna fuera detenido en diciembre del año pasado”, explicó la periodista.

En su más reciente libro, ´El Traidor´, que presentó el año pasado, Hernández desvela pasajes del narco mexicano, tan relevantes como lo anterior. En el libro se publica una investigación que la periodista comenzó desde 2011, cuando Fernando Gaxiola, abogado de Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”, la contactó por órdenes de su cliente para entregarle documentos e información que esclarecieran cosas que ya había publicado en su libro, “Los Señores del Narco”.

Entre los documentos a los que tuvo acceso se encuentran los diarios realizados por Vicentillo durante las negociaciones para colaborar con el gobierno norteamericano, los cuales hasta ahora eran secretos.

“Todo pasaba por ´El Mayo´, no por ´El Chapo´ Guzmán... Él decidía quién vivía y quién moría”, comprueba su investigación y su afirmación ya planteada desde su anterior publicación: “Los Señores del Narco”.

Pero, ¿Quíén fue el personaje que ayudó en sus comienzos a Ismael “El Mayo” Zambada y lo introdujo al mundo del narco?". Ese también es un de los mitos y episodios que desvela Anabel Hernández.

“Quien realmente lo introduce en el mundo de las drogas es un hombre cubano, Antonio Cruz”, contó en entrevista con Infobae México, en el marco de la presentación de su libro ´El Traidor´.

Entre los documentos a los que tuvo acceso se encuentran los diarios realizados por Vicentillo durante las negociaciones para colaborar con el gobierno norteamericano, los cuales hasta ahora eran secretos.

“Todo pasaba por ´El Mayo´, no por ´El Chapo´ Guzmán... Él decidía quién vivía y quién moría”, comprueba su investigación y su afirmación ya planteada desde su anterior publicación: “Los Señores del Narco”.

Pero, ¿Quíén fue el personaje que ayudó en sus comienzos a Ismael “El Mayo” Zambada y lo introdujo al mundo del narco?". Ese también es un de los mitos y episodios que desvela Anabel Hernández.

“Quien realmente lo introduce en el mundo de las drogas es un hombre cubano, Antonio Cruz”, contó en entrevista con Infobae México, en el marco de la presentación de su libro ´El Traidor´.

"Antonio Cruz que ni siquiera está en el radar de nadie en México, que se casó con la hermana de `El Mayo´. Su cuñado era un importante narcotraficante de heroína, que primero fue un policía cubano en el régimen de Fidel Castro y que después emigra a Miami, y que intenta ser un importante narcotraficante en Estados Unidos.

Vicentillo

Vicentillo

Es detenido y después emigra a México, conoce a la hermana de Zambada cuando Vicente Zambada, cuando su familia está en la pobreza total. Cuando él ( El Mayo Zambada) tenía que lavar las llantas de los camiones que entraban al ingenio azucarero que estaba en las inmediaciones de Culiacán. Cuando no tenía ni con qué mantener a su familia, es ahí cuando llega este cubano a cambiarles la vida la familia Zambada”.

Hernández señala que está historia no era conocida. Ella la pudo saber de primera mano gracias al diario del Vicentillo y posteriormente con sus investigaciones que hizo para comprobar lo que leyó en el documento.

La historia se remonta hasta la década de los 70, cuando su cuñado, Antonio Cruz, era un narco importante en Los Ángeles, que traficaba en Las Vegas y otras ciudades de EU. Sin embargo, lo detienen en 1977 y es ahí, cuando por primera vez, el apellido de los Zambada aparece en expediente criminales en EU.

“Estamos hablando de la década de los 70, en esa época efectivamente sí se hace (El Mayo) un narcotraficante importante en Los Ángeles, operando para su cuñado el cubano, que era el gran narco en Las Vegas y en otras ciudades. De Los Ángeles se va bajando a Tijuana y establece un corredor, que era el que utilizaba para traficar toda esa droga para su cuñado. Después Antonio Cruz, en 1977 cae en prisión y es ahí cuando por primera vez sale el apellido Zambada en los expedientes criminales de Estados Unidos”.

“Después se cambia a Tijuana y se queda un largo tiempo viajando entre Tijuana y Los Ángeles. Luego estaría asociado con los hermanos Arellano Félix. Comienzan a tener una guerra, le dan la espalda, le dicen tú ya no eres el jefe y atentan contra la vida de su hijo en 1991. Es ahí cuando `El Mayo decide desplazar su imperio a Culiacán”.

“El Mayo” Zambada: jefe de jefes de los narcos mexicanos: “Él decidía quién vivía y quién moría”

Hernández afirma que el verdadero jefe de jefes de los narcos mexicanos es Ismael “El Mayo” Zambada. Explica que es el único que ha estado por décadas en el narcotráfico sin que lo hayan detenido o asesinado; pero también, porque queda en evidencia (en el diario personal del “Vicentillo” al que la periodista tuvo acceso), la jerarquía que tenía sobre “El Chapo” o incluso, Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”.

libro EL traidor

libro "El traidor".

Amado era un hombre que le rendía pleitesía a “El Mayo”

"Yo digo que el jefe de jefes ha sido `El Mayo´ Zambada, porque, número uno: es el único que ha sobrevivido 50 años en el crimen organizado. Número dos: porque, de acuerdo al diario de Vicente Zambada Niebla, su socio Amado Carrillo Fuentes, cuando ya era el gran `El Señor de los Cielos´, tenía que consultarle algunas cosas a `El Mayo´. Amado era un hombre que le rendía pleitesía a `El Mayo´, Amado fue un hombre que incluso fue amenazar a los hermanos Arellano Félix para decirles que él no iba a apoyarlos en su guerra contra `El Mayo, que para él, `El Mayo´ está por encima de todo.”

“Cuando Amado Carrillo Fuentes murió en esta cirugía de liposucción, es cuando más se nota. Su hermano, Vicente Carrillo, le llama todo el tiempo padrino a `El Mayo´ y rige instrucciones sobre Vicente Carrillo Fuentes. Da instrucciones sobre el propio `Chapo´Guzmán, el no era autónomo cuando tenía que tomar decisiones importantes, tenía que pedirle permiso a `El Mayo´”.

Anabel platica que desde su libro, “Los Señores del Narco”, había apuntado que Guzmán Loera no era el jefe del Cártel de Sinaloa.

“Desde el libro de `Los Señores del Narco´ había señalado que `El Chapo´, por su nivel cultural, por su personalidad era increíble que el gobierno le achacara a él que fuera el gran capo que decían. Yo decía que el poder político era el que protegía a `El Chapo´, lo que lo hacía tener este poder. Entonces yo no soy de las que ha pensado que `El Chapo´ era un capo muy importante, siempre lo vi como muy pequeño por sus capacidades en comparación a lo que le estaban achacando”.