El hundimiento repentino de una ladera del volcán Fogo, desató hace 73 mil años un megatsunami de casi 250 metros de alto, ocho veces más que la destructiva ola que golpeó las costas del sudeste asiático en 2004 y acabó con la vida de 230 mil personas.

Por ende, científicos de la Universidad de Colombia llevaron a cabo una investigación donde comprueban que el fenómeno pasado dio forma a lo que hoy se conoce como las islas de Cabo Verde, en África.

"Nuestro punto es que los colapsos pueden ocurrir extremadamente rápido y catastróficamente y después son capaces de gatillar grandes tsunamis" dijo el autor del análisis, Ricardo Ramalho.

El estudio apareció este viernes en la revista científica Science Advances y revive el debate sobre el peligro real de grandes colapsos alrededor de las islas volcánicas o en las costas de los continentes.

Además, los realizadores del examen advirtieron sobre la importancia de analizar riesgos relativos a la creación de mega olas por colapso de volcanes o terrenos, ya que podrían tener graves consecuencias para lugares habitados.

Entre las conclusiones de la investigación cobran relevancia la posibilidad de eventos como ése en un futuro no muy lejano.